El Pabellón El Limón de Alhaurín de la Torre vuelve a acoger al Costa del Sol Málaga este sábado (18:00 horas). Las «panteras» se miden al Conservas Orbe Rubensa Porriño, en la cuarta jornada de la Liga Guerreras Iberdrola, que ahora tendrá un parón por los partidos internacionales.

No podrá ser de la partida frente a las gallegas Estela Doiro, que sigue con su proceso de recuperación de la rotura del tercer metacarpiano de la mano derecha.

El equipo malagueño busca darle continuidad al triunfo en Barakaldo y conseguir la primera alegría como local. Se espera un gran ambiente. «Alhaurín es muy especial para nosotras, es donde ganamos la Copa de la Reina. El público siempre está muy presente, tenemos muchas ganas de jugar ahí», asegura en la previa Isa Medeiros, que analiza al rival: «Es verdad que el Porriño está muy bien, ha comenzado muy bien la liga. Tiene una plantilla muy buena con una mezcla de jóvenes y chicas con experiencia. Va a ser un buen partido».

Los dos puntos son un refuerzo moral crucial de cara a esta semana de descanso que servirá para aumentar la carga en los entrenamientos. «Estamos entrenando la defensa, nos cuesta un poco más. Ellas tienen un equipo completo con un ataque y portería buena, asique hay que entrar muy concentradas y al 100% desde el principio, con muchas ganas de que los dos puntos se queden en casa», finaliza.

Habrá sorteos y juegos en el descanso para crear una buena atmósfera en Alhaurín, siempre al lado del balonmano femenino. Allí vuelve hoy el Costa del Sol Málaga.