Elecciones municipales 2023

El PP reta al PSOE en Benalmádena

Los socialistas volvieron a la alcaldía en 2015 y la han conservado pese al deseo de recuperarla de los populares, que acuden a esta cita electoral con una especie de confluencia de ‘centro-derecha’ creada para desbancar a Víctor Navas

Cristóbal G. Montilla

Cristóbal G. Montilla

Las elecciones municipales del 28 de mayo reeditan en Benalmádena el clásico duelo entre los dos eslabones del bipartidismo. El PP vuelve a retar al PSOE en la ciudad costasoleña. Los socialistas llegaron a la alcaldía en 2015 y la han conservado pese al deseo de recuperarla de los populares. Con Juan Antonio Lara de nuevo como candidato, los populares acuden a esta cita electoral con una especie de confluencia de ‘centro-derecha’.

Esta alianza con antiguos miembros de Ciudadanos y Por Mi Pueblo ha sido creada para desbancar al candidato socialista a la reelección. A un Víctor Navas que tendría crédito para superar la década ininterrumpida como regidor si mantiene la vara de mando. De los dos anteriores comicios en los que concurrió como cabeza de la lista socialista, los de 2015 y 2019, Navas salió con la vara de mando. Lleva una eficacia del cien por cien como ‘alcaldable’ y ahora se presenta por tercera vez consecutiva con el mismo ‘cuerpo a cuerpo’ con el PP rondando en el ambiente.

Y es que el enfrentamiento entre ambos partidos, inquilinos del poder desde el fin de la etapa del independiente Enrique Bolín, acumula sonados antecedentes. De hecho, el anterior regidor socialista, Javier Carnero, fue víctima de sendas mociones de censura que, en 2009 y 2012, le concedieron la alcaldía a los populares Enrique Moya y Paloma García Gálvez, respectivamente.

Con todo este rosario de revanchas como trasfondo, la dirección provincial del PP ha convertido este ayuntamiento en una de sus grandes prioridades para este 28M. Reciente queda, incluso, la visita de Juanma Moreno para arropar a Juan Antonio Lara. Benalmádena es una de las plazas costasoleñas en las que el PP tratará de arrebatarle al PSOE una de las contadas alcaldías que conserva en ciudades malagueñas de más de 20.000 habitantes. Ha depositado en este municipio la apuesta más fuerte contra un alcalde socialista para el 28M.

La incorporación del grupo municipal de Cs en la lista y el regreso al PP con sus afines del que fuera candidato de Por Mi Pueblo en 2019, José Antonio Serrano, está encaminada a acaparar el electorado de centro-derecha para derrotar a Navas. El regidor socialista ganó en 2019 las elecciones municipales con 11 concejales que le han permitido gobernar con el apoyo de otros dos ediles de Izquierda Unida.

El PP cosechó siete ediles y Ciudadanos otros tres. Sumaron diez que, incluso unidos a los dos de Vox, no daban para los 13 de la mayoría absoluta.

La lista de Por Mi Pueblo liderada por Serrano no obtuvo representación, aunque cosechó más de un millar de votos y un nada despreciable 4,89 por ciento que lo dejó en puertas del asiento de concejal.

Invertir a favor del bloque de centro derecha la tarta municipal, de modo que deje por debajo de los 13 ediles a la suma del PSOE y la izquierda, es el objetivo que mueve la operación llevada a cabo por el PP con esta candidatura integradora.

Además de las aspiraciones a la reelección que exhibe Navas y de la alianza cocinada por el PP, el 28M también habrá papeletas en el municipio de la confluencia de izquierda liderada por IU y Podemos, con Pablo Centella al frente; de Vox, que tiene como candidato al economista Joaquín Amann; o de Por Mi Pueblo, con el empresario del sector de la automoción y activista social -hizo la precampaña disfrazado de león- Alberto P. Criado, como nuevo cabeza de lista.

También entran en liza otras formaciones independientes como Somos Benalmádena, con la exedil del PP Ana Macías como candidata, y Contigo Benalmádena, con el ex de Cs Bernardo Jiménez al frente. En cambio, Cs no se presenta. Sí lo hará el Partido Animalista (PACMA), con María José Titos como número 1.