13 de julio de 2019
13.07.2019
Novela

Tras los pasos de Dante

Nicole Krauss es sin duda uno de los grandes nombres de la narrativa norteamericana actual. Lo anunció con su primer título 'Llega un hombre y dice', lo apuntaló con 'La gran casa' y lo confirma ahora con 'En una selva oscura'

13.07.2019 | 18:36
Portada de 'En una selva oscura'

Nicole Krauss

  • En una selva oscura
  • Editorial Salamandra
  • Traducción de Ana Rita Da Costa García
  • 20 euros

La nueva novela de Nicole Krauss, En una selva oscura, su cuarto trabajo, se divide en dos hilos narrativos sobre dos personajes neoyorquinos con dos etiquetas colgadas: ambos han encontrado el éxito y ahora se encuentran a la deriva. Ambos deciden reencontrase a sí mismos viajando a Israel. Uno es un rico abogado de Manhattan de 68 años llamado Jules Epstein, recientemente jubilado y divorciado y padre de tres hijos. Epstein siempre fue un hombre vibrante, el tipo de neoyorquino esencialmente combativo. Pero en los meses previos a su desaparición, no se ha sentido él mismo. Ha estado regalando posesiones y enormes sumas de dinero. Cuando comienza a sentirse extraño en todas partes, se siente atraído por su lugar de nacimiento y se va de Nueva York a Tel Aviv.

El otro es una novelista de Brooklyn de 39 años llamada Nicole, madre de dos hijos y cónyuge de un matrimonio que entró en una etapa terminal. Ella define su situación: «cuando era joven, pensaba que viviría mi vida tan libremente como los escritores y los artistas que tomé como mis héroes. Pero al final no fui lo suficientemente valiente como para resistirme a la corriente que me llevaba a lo convencional».

Krauss emula a Dante Alighieri para dar título a su historia y para trazar el perfil de sus personajes. En la Divina Comedia Dante describe cómo «A mitad del camino de la vida/en una selva oscura me encontraba/ porque mi ruta había extraviado», lo que le lleva de forma épica a un descenso a los infiernos buscando la purgación espiritual y dar trascendencia a su vida.

Cuando los dos personajes centrales de En una selva oscura sufren su propia crisis de vida al entender que han extraviado su camino, se dirigen a Israel, buscando su brújula vital, y terminan en el desierto. Al igual que el poema del que toma prestado su título, En una selva oscura también es épica, aunque a su manera.

La gran innovación de Krauss es que los dos hilos narrativos nunca se intersectan explícitamente sino que se ejecutan paralelas, haciendo eco de manera simultánea de lugares, objetos e ideas sin reunirse. Los capítulos que se centran en la novelista Nicole, se cuentan en primera persona, tienen cierto aire confesional, mientras que los dedicados a Jules Epstein se cuentan en tercera persona, con gran lujo de detalles sobre los pensamientos y sentimientos del hombre,lo que permite definir un personaje con más brillo, mas pulido.

Todos los temas y preocupaciones favoritos de Krauss están aquí: la memoria, la soledad, la vida interior de un anciano judío, las meditaciones sobre Israel y sobre lo que significa ser judío en la patria y en la diáspora. Nos recuerdan, leyéndolos, por qué ella habla tan a menudo en el mismo aliento que Philip Roth .

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook