11 de noviembre de 2018
11.11.2018
Zonas acústicamente saturadas

Las terrazas y el ruido ponen en jaque el modelo de ciudad en Málaga

Hosteleros y vecinos estudian llevar al Ayuntamiento a los tribunales para hacer valer sus derechos en relación con la declaración de Teatinos y El Romeral como Zonas Acústicas Saturadas

11.11.2018 | 05:00
Terrazas hosteleras en El Romeral.

Mahos mantiene su rechazo a la ZAS tras reunirse con el alcalde

  • Los hosteleros mantienen sus medidas en contra de la declaración de 98 calles del Centro y cinco del Romeral como Zonas Acústicamente Saturadas, previstas para el 30 de noviembre, medidas consistente bien en cerrar los bares, restaurantes y discotecas toda la jornada o bien abrirlas durante 24 horas, tras la reunión que a mediodía de ayer mantuvo el presidente de la asociación, Javier Frutos con el alcalde, Francisco de la Torre, pero todo puede cambiar en la asamblea que los empresarios celebrarán el próximo miércoles a la que De la Torre se ha comprometido a asistir por lo que en Mahos esperan «un gesto» del alcalde en esa reunión que permita «reconducir»  el asunto y desechar esas «medidas drásticas», según señaló Javier Frutos al término de la reunión con el alcalde.
    Frutos se mostró «satisfecho» con la reunión pues de un lado han cumplido el objetivo de reunirse con el alcalde, como principal interlocutor y hacerle llegar de manera «pedagógica» la posición de los hosteleros respecto a la ZAS. Fruto acudió con varios técnicos de Mahos, junto con el vicepresidente de la entidad Fernando Martínez, que explicaron en profundidad y «con razonamientos jurídicos y técnicos» porqué rechazan la declaración de zonas acústicamente saturadas que el Ayuntamiento aprobó recientemente, si bien de  manera inicial, estando ahora abierto el periodo de alegaciones.
    El alcalde, al que acompañó el concejal de Medio Ambiente, José del Río, mantuvo, según el presidente de Mahos, una postura de receptabilidad, escuchando con atención los criterios y propuestas de los empresarios, aunque no adelantó ninguna postura municipal. De la Torre se comprometió a acudir a la asamblea de los hosteleros del próximo miércoles para tratar de acordar algún tipo de medida que «tranquilice» a los empresarios y les disuada de las medidas de protesta que tienen previsto.

El Consistorio está dispuesto a consensuar las medidas y pide participación

El Ayuntamiento de Málaga ha invertido en las últimas décadas en torno a 200 millones de euros en el Centro Histórico, buena parte de esa cifra proveniente de Europa, para adecuarlo urbanísticamente y que se convirtiera en lo que es hoy, la principal palanca de impulso de una ciudad que es un referente turístico y cultural en todo el país. Esa inversión pública, la peatonalización y los museos, han propiciado un renacimiento del turismo especializado en cultura y de la hostelería y, con la expansión de esta última, la de las terrazas. Sobre ellas lleva debatiendo la capital de la Costa del Sol durante los últimos años, primero sobre si ocupan más calle de la que deberían y, en segundo lugar, si crean más ruido del necesario. Esa expansión de las terrazas, el ruido y otros aspectos como la proliferación de las viviendas vacacionales o el perfil de algunos de los visitantes (sobre todo los que vienen en despedidas de soltero) han puesto en jaque un modelo de ciudad elegido por la autoridad local, aunque hay quien llama a la calma y pide que se redefina, para que Málaga no muera de éxito. Es el reto de la urbe.

El nuevo episodio de este debate se ha producido a raíz de la aprobación inicial de la declaración de 98 calles del casco antiguo y cinco de El Romeral como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS), un documento que tendrá como consecuencias inmediatas que se dé una moratoria a la apertura de bares, restaurantes y discotecas durante un año en los sitios afectados y que se reduzca el horario de recogida de terrazas en otoño e invierno, de las dos a la una de la madrugada. Los hosteleros malagueños han puesto el grito en el cielo, aseguran que ello conllevará que no se cree más empleo y que se pierda el 25% de los 10.000 puestos de trabajo que genera el sector en la ciudad. En una Asamblea General que tuvo lugar el pasado miércoles, se anunciaron dos posibles medidas drásticas: la primera, ir al cierre de locales durante un día completo el 30 de noviembre, coincidiendo con el encendido de las luces de Navidad, una jornada en la que miles de personas van al Centro Histórico; la otra, abrir ese mismo día 24 horas seguidas. Todo se decidirá el próximo miércoles, en otra Asamblea General de Mahos, asociación presidida por Javier Frutos. Ellos lo tienen claro: hay que hacer una zonificación previa al ZAS, es decir, ajustar más las medidas según la calle, porque algunas no tienen problemas de ruido y otras sí. Asimismo, recuerdan que los hosteleros no son los únicos que generan ruido, hay espectáculos públicos, artistas callejeros, etcétera...

Por división que no quede, porque el documento, aprobado inicialmente y ahora en periodo de alegaciones, fue apoyado por el PP, IU-MpG, Málaga Ahora y el edil Juan José Espinosa; en contra están el PSOE, porque quiere más consenso, y Ciudadanos, que se alinea con los hosteleros. ¿Qué hacer? Una consecuencia clara es que puede ocurrir que todo acabe en los tribunales. Los vecinos del Centro Antiguo, presididos por Alfonso Miranda, han señalado que están estudiando esa posibilidad. Irán, claro, contra el Ayuntamiento por no aplicar ya el ZAS; y lo mismo ocurre con los hosteleros, que estudian ya con un abogado ir a un contencioso-administrativo «por las alegaciones, por defectos de forma», y luego podrían ir al fondo, como explicó Javier Frutos, aunque insistió en que se está analizando, sin que haya decisión firme al respecto.

Francisco Soler, abogado especialista en medio ambiente y delegado en Málaga de Juristas contra el Ruido, es contundente: «De entrada, yo animaba a los vecinos a que reclamaran contra esa demora –en la probación del ZAS– y llevaría al Ayuntamiento ante la Justicia, los vecinos están hartos y la ley da instrumentos y establece mecanismos de obligado cumplimiento, las administraciones tienen que hacer cumplir las normas». «Si la norma dice usted tiene que hacer esto, tiene que hacerlo», dice este letrado en clara alusión a la Ley de Espectáculos Públicos y Actos Recreativos de Andalucía y al decreto autonómico 6/2012. «El interés prioritario, dice la ley, es el derecho al descanso de los vecinos».

¿Y qué dice el Ayuntamiento? De momento, el alcalde, Francisco de la Torre, ha pedido calma. Los hosteleros sólo quieren hablar con él. El regidor ha recordado que el Consistorio debe hacer cumplir la ley buscando el equilibrio entre los derechos de todas las partes. José del Río, edil de Sostenibilidad Medioambiental, se ha mostrado esta semana dispuesto a retrasar la aprobación definitiva del documento hasta alcanzar medidas consensuadas y equilibradas con vecinos y el sector empresarial. «Consultado el secretario general, una vez que se presenten las alegaciones, no hay límite de plazo para la aprobación definitiva del ZAS; nos daremos de margen el tiempo necesario para que las medidas sean equilibradas y consensuadas, de forma que se salvaguarden los derechos de los vecinos y que los empresarios colaboren, tengo la mano tendida a todos», reflexionó, y pidió a todos los partidos políticos, residentes y hosteleros que se sienten en la mesa contra el ruido y hablen, que aleguen y él estudiará en profundidad sus propuestas.

Del Río recordó que hay alcaldes y concejales imputados por no aplicar la legislación contra el ruido, que el Defensor del Pueblo Andaluz ha pedido varias veces al Ayuntamiento que tome cartas en el asunto ante la avalancha de denuncias vecinales y que el Pleno aprobó por unanimidad en febrero pasado poner en marcha ya el ZAS, pese a que luego, en octubre, el PSOE y Cs votaron en contra. Aún queda el periodo de alegaciones y la aprobación inicial y el Consistorio puede tomarse tiempo para ver qué hace, aunque es ese tiempo el que podría llevarlo a los tribunales (en vía contencioso-administrativa).

También fue claro en que no se va a interpretar de forma restrictiva el artículo 11.2 del Decreto 155 de la Junta y no habrá un levantamiento generalizado de terrazas, sólo se estrechará el cerco contra quienes no cumplan. Antes de hacer el ZAS, el Ayuntamiento monitorizó 41 calles, y algunas superaban los decibelios con creces. El presidente de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, Alfonso Miranda, criticó que «los partidos políticos tienen el deber de velar por los derechos de los ciudadanos, y algunos se han puesto al lado de quienes no cumplen la ley», rechazó sentarse en más mesas, tras 22 meses de debate sobre esta medida, y avanzó que, quizás, «debemos ir a los tribunales». «El equipo de gobierno cede a los chantajes de grupos que pueden presionar».

El portavoz del PSOE, Daniel Pérez, dijo: «Lo primero, no entendemos la situación a la que se ha llegado generándose un problema de gran magnitud que no existía; y todo ello por la falta de diálogo del equipo de gobierno; apelo al diálogo sí, y a la altura de miras, pero hago responsable al alcalde por no haberse sentado antes a hablar con ellos. Nosotros votamos que no por que se ha dado un debate correcto, entre todas las fuerzas; los vecinos no estaban a favor del ZAS al principio, la forma de negociar del equipo de gobierno ha sido inexistente. La mala gestión y la falta de talla política de los ediles está poniendo en riesgo a toda la ciudad». Ciudadanos ha trasladado su apoyo a los hosteleros y su oposición al ZAS; IU-MpG habló esta semana de que se trata simplemente de cumplir la ley, Málaga Ahora cree necesario el ZAS «porque los vecinos no aguantan más y el Ayuntamiento podría incurrir en un delito medioambiental».

Los protagonistas opinan sobre las Zonas Acústicamente Saturadas


Francisco de la Torre. Alcalde de Málaga
«Tenemos que convertir la debilidad en fortaleza y sacar conclusiones del trabajo conjunto, todo ello para tener una calidad no sólo en las empresas, sino en la ciudad y para ello tenemos que tener todos sentido de la responsabilidad y estoy convencido de que lo tendremos», explicó esta semana el alcalde, que ayer mantuvo un encuentro con el presidente de Mahos, Javier Frutos, y con técnicos de la asociación.

José del Río. Edil de Sost. Medioambiental
«Consultado el secretario general, una vez que se presenten las alegaciones, no hay límite de plazo para la aprobación definitiva del ZAS; nos daremos el margen de tiempo necesario para que las medidas sean equilibradas y consensuadas, de forma que se salvaguarden los derechos de los vecinos y que los empresarios colaboran, tengo la mano tendida a todos», dijo el edil de Sostenibilidad Medioambiental, José del Río, esta misma semana.

Alfonso Miranda. Asociación de Vecinos Centro Antiguo
«Llevamos 22 meses fuera de la ley y no somos nosotros quienes están fuera de ella, sino una parte de la hostelería y quien lo consiente. Estamos sorprendidos», explicó Alfonso Miranda, presidente de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo de Málaga y uno de los principales defensores del derecho al descanso de los residentes. «Los vecinos somos clientes de la buena hostelería», añadió, para indicar que están estudiando ir a los tribunales.

Daniel Pérez. Portavoz municipal del PSOE
«Lo primero, no entendemos la situación a la que se ha llegado y se ha generado un problema de gran magnitud que no existía y todo ello por falta de diálogo del equipo de gobierno. Apelo al diálogo, sí, y a la altura de miras, pero hago responsable al alcalde por no haberse sentado antes a hablar con los hosteleros. Nosotros votamos que no al ZAS porque no se ha dado un debate correcto entre todas las fuerzas», precisó el líder de la oposición.

Juan Cassá. Portavoz de Cs
«Hace falta dejar de criminalizar al hostelero. Se está generando una imagen interesada y dañina. Muchos de ellos son malagueños que crean puestos de trabajo y que apuestan por Málaga y su desarrollo. El Centro de Málaga ha mejorado muchísimo en los últimos años y estoy en contra de esta distorsión que algunos pretenden crear», dijo el líder de Ciudadanos, para criticar luego al equipo de gobierno por no «llevar una línea valiente ni una voz única».

Ysabel Torralbo. Portavoz de Málaga Ahora
«La declaración del ZAS es necesaria puesto que los vecinos no aguantan más y el Ayuntamiento podría incurrir en un elito medioambiental si no se aprueba ya, aunque a nuestro juicio es muy poco ambiciosa y tiene aún deficiencias significativas. Se debería ampliar la zona de la ZAS a más tramos de la almendra histórica, hacer público el calendario de eventos en que participa el Ayuntamiento, informes del número de excepciones acústicas aprobadas».


Javier Frutos. Presidente de Mahos

«Es un gesto de concienciación social, un gran evento en el que hay música, alumbrado, los niveles acústicos se superan con creces, es un buen día para reivindicar esto», dijo el presidente de Mahos, Javier Frutos, en cuanto al cierre o apertura durante 24 horas de los establecimientos coincidiendo con la inauguración del alumbrado navideño. Sobre la reunión con el regidor, señaló: «El interlocutor directo debe ser el alcalde, no sé si se le ha trasladado el problema».


Eduardo Zorrilla. Portavoz de IU - Málaga Para la Gente

 «En el marco de la ley es en el que podemos movernos, podemos debatir, pero siempre poniendo en primer lugar el derecho constitucional al descanso por lo que como grupo municipal siempre hemos apoyado a los vecinos del Centro en sus demandas, pidiendo el cumplimiento de la ley y la declaración de las zonas acústicamente saturadas», dijo Eduardo Zorrilla, quien añadió: «No vamos a aceptar chantajes de ningún lobby empresarial».
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp