Todos los grupos del Consistorio han votado este lunes a favor, en la Comisión de Sostenibilidad Medioambiental, a favor de modificar el procedimiento de extinción e iniciar el proceso de fusión por absorción entre Limpieza de Málaga Sociedad Anónima Municipal y Servicios de Limpieza Integral de Málaga III, es decir, por la nueva sociedad 100% pública conocida como Limasam de su predecesora en la misma función, que contaba con un 51% de capital privado. Eso sí, el trámite no ha estado exento de polémica, puesto que la oposición asegura que el cambio en la forma de liquidar la mercantil supone que la nueva sociedad asume una deuda de la anterior, que era mixta, de en torno a tres millones de euros.

Begoña Medina, viceportavoz del PSOE, ha asegurado que no se obedece así a lo aprobado en pleno tres veces y ha asegurado que los informes de Intervención y de Asesoría Jurídica han hincapié en que debería haberse optado por la liquidación y no por la fusión por absorción. Ha criticado que, desde principios del verano pasado, coincidan dos sociedades con la misma función, de forma que Limasam usa "material de Limasa III", lo que ha su vez ha generado "unos activos y pasivos, que ahora liquidar supone un gasto para el Ayuntamiento, lo que es fruto de una "mala gestión". Medina ha indicado que no ha habido ningún problema para que la parte privada "se llevara 4,4 millones de euros de su fondo de reserva", sin reclamarle "los tres millones que deben a la sociedad". "En el consejo dijimos que se tenía que retraer de esa cantidad y eso no se hizo". "Limasam va a asumir una deuda de Limasa, porque no tramitaron la liquidación con los privados y había que haberles reclamado ese dinero".

Paqui Macías, viceportavoz de IU y Podemos, ha recordado que la prórroga desde abril de 2017 en la continuidad de Limasa III ha costado más de 21 millones de euros a la ciudad. En el verano de 2020, se rescindió el contrato con Limasa III "y se le requirió a la parte privada que pusiese a disposición los bienes e instalaciones, la parte privada no lo puso fácil al abandonar Limasa III, no querían perdonar este trozo del pastel que se estaban llevando de las arcas municipales". Así, habrían percibido los privados 4,4 millones de euros del capital social invertido en la constitución de la empresa, los dividendos y otros conceptos, siempre según Macías, "se llevan ese dinero pero no devuelven tres millones de euros" del canon de asistencia técnica "que no tenían que haber cobrado", según un informe de la intervención en 2014, aclara la edil. Los dos grupos han exigido que se pida a los privados los tres millones de euros.

Teresa Porras, edil de Limpieza, ha dicho que el proceso no ha sido fácil y que este es un asunto técnico, no político, y que el asunto del dinero y este proceso de absorción son temas diferentes. "No hay condonación de deuda ni reconocimiento de deuda. Se está haciendo una auditoría" y, cuando lleguen sus resultados, se verá qué hay exactamente. "Son cosas diferentes. Están mezclando churras con merinas. Ustedes dicen que les estamos perdonando el dinero, no es verdad". Ha insistido en que se sigue escrupulosamente lo que marcan los técnicos y funcionarios.