Fundación Unicaja y la Asociación Malagueña de Afectados Polio y Post Polio (AMAPyP) han vuelto a unirse para poner en marcha la segunda fase de un estudio que evalúa la fatiga en los pacientes con síndrome postpolio. Esta investigación tiene como principal objetivo un mejor conocimiento de sus síntomas para ofrecerles un tratamiento personalizado.

La responsable de Solidaridad Social y Educación de la Fundación Unicaja, Ana Cabrera, y la presidenta de la Asociación Malagueña de Afectados Polio y Post Polio (AMAPyP), Gracia Acedo, han firmado un nuevo acuerdo entre ambas instituciones para dar continuidad al proyecto en el que colaboran desde 2018.

La segunda fase del estudio promovido por AMAPyP con el apoyo de la Fundación Unicaja continuará analizando la fatiga con el fin de establecer nuevos criterios diagnósticos basados en la unidad motora.

Este proyecto, han precisado en un comunicado, "se enmarca en el interés de la Fundación Unicaja por mejorar la calidad de vida de los colectivos más vulnerables y en su compromiso con el avance de la ciencia y la investigación, reflejado en el respaldo a diferentes proyectos de entidades de este ámbito".

La primera fase de la investigación se llevó a cabo entre 2018 y 2019, también con la colaboración de la Fundación Unicaja, y permitió caracterizar unas variables sensibles para medir la fatiga.

Con esos indicadores se diseñó un fatigómetro, un instrumento que cuantifica este síntoma y ofrece resultados de sencilla interpretación, a modo de información semafórica. Su uso individual por los propios pacientes, o guiado por un profesional, está haciendo posible determinar con precisión el estado de fatiga, han añadido.

Además, a partir de las primeras aportaciones del estudio se creó una guía para los profesionales de atención primaria, un recurso muy útil para la prescripción de rehabilitación y otros tratamientos específicos.

En la parte de la investigación que se inicia ahora se pretende avanzar en el uso de la electromiografía de alta densidad, una novedosa técnica que ayuda a ampliar la valoración del nivel de severidad de la enfermedad. Con la introducción de nuevas variables se podrá perfeccionar la capacidad diagnóstica del fatigómetro.

Optimizar la atención sanitaria que recibe cada paciente sigue siendo el principal objetivo de la investigación, centrada en el síntoma más común y que más limita a las personas con síndrome postpolio en su vida cotidiana.

La segunda fase del proyecto se denomina 'Desarrollo y validación de un test de fatiga basado en cambios en la unidad motora evaluado mediante electromiografía de alta densidad en síndrome postpolio'. De nuevo estará dirigido por Antonio Cuesta-Vargas y se realizará en la Facultad de Ciencias de la Salud a través de un convenio entre AMAPyP y la Universidad de Málaga dentro de la Cátedra Fisioterapia y Discapacidad.

AMAPyP es una entidad sin ánimo de lucro, creada en 2012 y de ámbito provincial. La forman personas afectadas por la polio y sus secuelas, que en la actualidad están padeciendo los Efectos Tardíos de la Polio (ETP), entre ellos, el Síndrome Postpolio (SPP).