La Policía Local de Málaga ha detenido a joven de 20 años y nacionalidad marroquí como presunto autor de un delito de daños tras provocar un accidente de tráfico en el que resultaron dañados un total de nueve vehículos estacionados. Según ha informado el cuerpo municipal, se da la circunstancia de que el coche con el que provocó el accidente constaba denunciado como sustraído, mientras que el arrestado no cuenta con carné de conducir y se encuentra en España en situación irregular.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 15:15 horas del pasado sábado 16 de octubre, cuando el individuo inició la marcha a gran velocidad con un Seat Toledo en plaza Conde de Ferrería e impactó contra varios coches hasta llegar a dañar nueve de ellos. Tal y como se aprecia en un vídeo que se hizo viral a través de las redes sociales, el individuo salió del coche, buscó algo en el interior y terminó marchándose a pie aparentando cierta normalidad hasta que dobló la esquina y huye a la carrera.

La Sala 092 de la Policía Local de Málaga recibió varias llamadas de ciudadanos alertando del siniestro y varios agentes comprobaron los daños ocasionados por el vehículo y recabaron información entre los testigos de los hechos y levantaron un parte de accidente de circulación. Tras conocer los datos de la propiedad del vehículo causante, los agentes lograron contactar con la misma y conocer que el coche había sido denunciado por sustracción un día antes de los hechos, el viernes 15. El turismo fue remolcado por grúa al depósito municipal de vehículos, donde quedó a disposición policial para ser investigado, quedando finalmente a disposición de su propietario.

Un día más tarde, las pesquisas policiales llevaron a conocer que el presunto autor de los hechos podría encontrarse dentro de un vehículo aparentemente abandonado en la calle Poeta Muñoz Rojas, donde fue localizado por policías locales sobre las 12:15 horas del domingo 17 de octubre. Los policías advirtieron que las características físicas se correspondían con las imágenes grabadas en el vídeo que había aportado un testigo de los hechos, siendo la única prenda que coincidía con lo que llevaba puesto el día del suceso unas sandalias de color blanco, aunque al inspeccionar una mochila que portaba encontraron una gorra de color blanco, un chándal de color azul y una camiseta tipo polo con franjas de colores blanco, rojo y negro, una vestimenta que coincidía plenamente con la del autor de los hechos. Tras ser identificado, a preguntas de los agentes, el individuo reconoció que no tenía carné de conducir, hecho que los agentes corroboraron, e incluso reconoció de forma libre y espontánea que era el autor de los daños a los vehículos. Tras ser detenido, el joven fue trasladado a dependencias policiales, donde, al consultar la situación administrativa del mismo en España, comprobaron que se encontraba en situación irregular en el País.