El estudio de arquitectura Ingravitto ha anunciado este lunes que diseñará el edificio de las nuevas dependencias de la Agencia Tributaria (AEAT) en el puerto de Málaga tras alzarse como ganador del concurso de ideas para la ejecución del proyecto en UTE con Dicyp, como ingeniería de referencia nacional e internacional. La Aeat ha destacado "la sostenibilidad y eficiencia" del proyecto.

La propuesta de Ingravitto para esta edificación de 5.000 metros cuadrados ha sido diseñada con criterios de sostenibilidad, tecnología aplicada y eficiencia energética. El CEO de la firma arquitectónica, Raúl Tinoco, asegura que será un edificio de consumo "casi nulo" (NZEB) y que integrará medidas pasivas e instalaciones renovable. El objetivo, ha añadido, es "ejecutar un edificio con una huella de carbono muy reducida siguiendo los parámetros de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas".

Tinoco ha informado que en el anteproyecto se ha tenido muy en cuenta el valor del enclave estratégico del edificio, colindante con la avenida Manuel Agustín Heredia. Por ello, el diseño ha sido concebido y proyectado para que funcione "como elemento de conexión e integración entre la ciudad de Málaga y su puerto, uno de los más importantes del sur de Europa".

Ingravitto explica que, además de la localización estratégica, es "crucial" la concepción del edificio, con una propuesta que "cumple con los requerimientos funcionales y da respuesta a la demanda de nuevos tipos de espacios de trabajo".

"Además de que va a funcionar muy bien como elemento de comunicación entre Málaga capital y su puerto, también va a dar una respuesta estética interesante, ordenada y eficiente, cumpliendo con los requerimientos funcionales y energéticos demandados por la entidad estatal", ha comentado Tinoco.

El inmueble contará con un volumen diseñado con "criterios de arquitectura pasiva que aglutinará una gran labor aduanera necesaria en ese enclave geográfico". Integrará en sus fachadas diseños para la protección solar y elementos verdes y naturales, que permitirán controlar la radiación solar, reducir la demanda energética para climatizar el propio edificio, y conseguir reducir la emisión de CO2 a la atmósfera.

Según el estudio, esta elección de elementos sostenibles permite la unión con su entorno y aporta beneficios energéticos al edificio. "Para nuestro grupo, ser adjudicatarios del diseño de este edificio es muy satisfactorio ya que es un reto muy alineado a nuestro ADN", ha asegurado.

En esta línea de sostenibilidad, las nuevas metodologías constructivas y el uso eficiente de materiales innovadores serán "claves" para garantizar "un crecimiento sostenible", para lo que Ingravitto ha encontrado ha incorporado como asesor a Dicyp Ingeniería Bim.

El CEO de Ingravitto ha puesto en valor las actuaciones de arquitectura pasiva "como la propia vegetación, el estudio de los condicionantes lumínicos para aprovechar el poder del sol y de las sombras para vuelos y retranqueos o el uso de elementos de control solar".