Las hospitalizaciones diarias es el único indicador epidemiológico que ha seguido un constante descenso en las últimas semanas. Mientras el número de contagios y la incidencia despuntaban, los ingresos que se notificaban cada día en la provincia han ido disminuyendo de forma progresiva. De esta forma, la presión hospitalaria se encuentra ahora en riesgo medio por primera vez desde hace dos meses. Mientras, las UCI están ya casi al mínimo.

Fue el pasado 30 de diciembre cuando la ocupación de camas Covid se situó en riesgo medio por última vez, con un 7,8%. Desde entonces, el repunte que experimentaron las hospitalizaciones elevó los niveles hasta alcanzar el riesgo muy alto en el semáforo epidemiológico. En las últimas semanas, este indicador ha estado estático en el riesgo alto.

Según el informe Indicadores Principales de Seguimiento Covid-19, en la última semana la ocupación se ha reducido hasta alcanzar el 7,9%. Este porcentaje llegó a situarse en más de un 15% durante el pico de ingresos que se produjo a principios de este mes. Ahora, con casi ocho puntos menos, la presión hospitalaria desciende hasta el riesgo medio del semáforo.

A día de hoy, en los hospitales de la provincia permanecen ingresados 211 pacientes en las plantas destinadas a personas infectadas por coronavirus. El dato actual presenta una disminución de un 53,9% respecto al día 1 de este mes -458 pacientes-. El número de personas ingresadas se reduce así más de la mitad en las últimas dos semanas.

Del mismo modo, las Unidades de Cuidados Intensivos. Las UCI de la provincia suman ya una semana sin notificar ningún nuevo ingreso. El número de pacientes actuales se sitúa en 17, un 56,4% menos que a primeros de mes. Todo ello está contribuyendo a que las UCI estén actualmente casi al mínimo.

Estas unidades llevan desde el pasado martes en riesgo bajo. Esta semana, la ocupación ha descendido hasta el 5,4%, situando a las UCI cerca de lo que se conoce como circulación controlada. Este es el nivel más bajo del semáforo epidemiológico y se traduce en una situación de presión mínima. De continuar como hasta ahora, las Unidades de Cuidados Intensivos malagueñas conseguirán descender del 5% durante la próxima semana y posicionarse en este grado de ocupación.

Descenso de contagios

Los contagios por Covid-19 descendieron ayer considerablemente, después de varias jornadas por encima de los mil casos. La provincia notificó 374 positivos, cifra que no se alcanzaba desde los días previos al repunte que se experimentó hace un par de semanas. Esta notable bajada continúa la línea del descenso de contagios que comenzó a finales de enero.

Mientras, el número de fallecidos se resiste a descender. En las últimas 24 horas han perdido la vida siete personas a causa de la Covid-19. El número de decesos diarios lleva varias semanas girando en torno a estas cifras -a excepción del pasado viernes, cuando se registraron únicamente dos fallecimientos-. Esto eleva el total de fallecidos en Málaga hasta los 2.264, desde el inicio de la pandemia.

La incidencia de la provincia cae más de 23 puntos a consecuencia de esta bajada de contagios. La tasa se encuentra actualmente en 503,1 casos por cada 100.000 habitantes. En la capital consigue disminuir casi 30 puntos y se sitúa en 565,3 casos.

A nivel andaluz, la comunidad registró ayer la cifra más baja de contagios de los últimos dos meses, 1.815 positivos. Andalucía sumó 35 fallecidos y 160 hospitalizaciones, seis de ellas en UCI. La tasa del territorio andaluz se reduce 33,4 puntos y desciende hasta los 433,6 casos.