Augusto Taillefer Panyagua (Coín, 1868- Málaga, 1938), iniciador de la importante saga empresarial de la familia Taillefer, tendrá a partir del próximo lunes 25 un glorieta en su memoria, en concreto en la que en el Miramar Alto distribuye el tráfico de la avenida del Mayorazgo, la avenida de las Caballerizas, la calle de los Potrillos y la calle de la Era. El alcalde, Francisco de la Torre, presidirá la inauguración a las 12 del mediodía con la asistencia de miembros de la familia Taillefer, entre ellos Eugenio Taillefer Pérez, nieto del empresario.

Augusto Taillefer Panyagua era hijo de Eugenio Taillefer Desmonceaux, ingeniero agrícola francés que había participado en la creación de la pionera Granja Modelo que dio origen a San Pedro de Alcántara. Su padre falleció en 1882, cuando Augusto, con tan solo 14 años, decidió embarcarse y probar fortuna en Buenos Aires.

Una vez en Argentina, comenzó a trabajar como contable de una carbonería y, al mismo tiempo, como listero de la Fábrica Nacional del Tabaco. En esta última empresa fue ascendiendo y, en pocos años, llegó a ocupar la dirección general. En Argentina contrajo matrimonio con Teresa Gil Pérez, hija de emigrantes gaditanos, y nacieron sus dos primeros hijos.

La glorieta en la avenida del Mayorazgo. Google Maps

Como anécdota se cuenta que, cuando ya ocupaba la gerencia de la compañía nacional de tabaco, como estrategia comercial se le ocurrió comprar las entradas de las dos primeras filas de los estrenos que tenían lugar en el Teatro Colón, cuyos asientos ocupaban luego hombres calvos que llevaban pintados en sus cabezas los nombres de las marcas de cigarrillos que producía la empresa. A finales del XIX, Augusto regresa a España junto a su familia y tras un corto periodo en Coín se instaló de forma definitiva en Málaga, En concreto en la Carretera de Colmenar, donde construyó su casa en la finca La Herradura, conocida hoy como el Señorío de Lepanto.

El emprendedor fue adquiriendo negocios de distribución de electricidad, tanto en la provincia de Málaga como en la de Cádiz, a los que dio un impulso extraordinario, pues llegó a abastecer a gran parte del interior de la provincia de Málaga y, en la zona de la Costa del Sol, desde Benalmádena hasta la provincia de Cádiz.

Para el suministro eléctrico construyó varios saltos de agua, como el de 'San Augusto' en Tolox y el de 'San Eugenio' en Yunquera.

En 1905 constituyó la entidad Taillefer S.A., a la que, además de las empresas del sector de la electricidad, fue añadiendo nuevos negocios, como la importación y exportación de maderas y frutos, o del automóvil, representado a la firma Ford y Lincoln en toda la provincia de Málaga.

Augusto falleció a los 69 años, en 1938, en su finca de La Herradura. Como legado dejó a los malagueños y a los andaluces la que entonces era la primera empresa de Andalucía en volumen de negocio y también en puestos de trabajo, su mayor motivación. Sus hijos, los hermanos Taillefer Gil, continuaron con los negocios familiares.