Una familia del barrio de La Luz con cuatro hijos menores, dos de ellos con autismo, se enfrenta a un inminente desahucio el próximo 18 de octubre por impago del alquiler.

La situación económica de esta familia se vio seriamente comprometida a finales del año pasado después de que el padre se quedase en paro, perdiendo el único sueldo que entraba en la casa y haciéndose imposible afrontar el alquiler de 630 euros.

"No tenía para comer y menos para pagar el alquiler. Pagué octubre pero en noviembre me vi ahorcada y ya no pude pagar", explica María Martín, la madre de los niños, en una concentración frente al Ayuntamiento de Málaga organizada esta mañana a la que han asistido familiares, amigos y miembros de la oposición.

Aunque el padre ha encontrado un nuevo empleo en el que lleva trabajando tres semanas, la familia no consigue encontrar una nueva vivienda de alquiler con un precio asequible.

"Te piden que tenga un aval, tres meses de fianza... un mil eurista no se lo puede permitir. Yo no quiero que nadie me regale absolutamente nada, yo quiero una cosa que yo pueda pagar, 400, 450 euros, pero no 800 ni 900 como está ahora, eso no se lo puede permitir nadie", asegura María.

En una reunión con los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Málaga -convocada horas antes de la concentración-, María explica que la solución que le ofrecen es tratar de paralizar el desahucio y concederle una ayuda al alquiler. Además, aunque la familia cuenta con un informe de vulnerabilidad, van a elaborar un nuevo informe indicando la situación de "vulnerabilidad extrema" en la que se encuentran.

"El desahucio lo van a intentar parar pero aunque lo paren un mes, después ¿a dónde voy? Porque no me han dado ninguna solución, nada más que la ayuda del aquiler que hoy en día no quiere nadie. Tú le preguntas a todos los propietarios y te dicen que no la quieren porque no llega".

Según explica la concejala socialista, Begoña Medina, los propietarios de viviendas en alquiler rechazan a los inquilinos beneficiarios de estos subsidios porque "surgen retrasos en la hora del pago, hay mucho papeleo y está siendo un verdadero fracaso".

Por ello, María pide tener acceso a una vivienda social con un alquiler asequible que el matrimonio pueda afrontar ahora que el padre ha encontrado un nuevo trabajo.

"Le están ofreciendo la ayuda al alquiler pero dada la situación que hay en Málaga con la vivienda no puede alquilar una vivienda porque no hay ninguna al precio que puede alquilar", recalca la concejala de Unidas Podemos, Remedios Ramos, que añade que en la ciudad hay más de 21.000 personas demandando una vivienda protegida. "Estas familia tiene 4 hijos y estos niños no pueden ser dejados a un hostal".

De hecho, la familia tiene dos gemelos con autismo y una discapacidad del 65%, por lo que cambiar de hogar, de colegio y de rutina supone un trastorno importante para los menores.

"Ellos tienen un informe sobre que es un problema para ellos esta situación que están viviendo. El cambio de domicilio... todo eso es una inestabilidad para ellos".

Desde el Instituto Municipal de la Vivienda han explicado que seguirán tratando de negociar con el propietario, que es un particular, para tratar de llegar a un acuerdo por el que se salde la deuda contraída por la familia y puedan permanecer en la casa, una opción que, por ahora, cuenta con el rechazo del arrendador.