Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Laboral

Más de 6.000 personas que emigraron durante la crisis de 2008 quieren volver a Málaga

Los profesionales que quieren volver suelen ser adultos con formación universitaria, con una familia formada y una trayectoria laboral exitosa - Se sienten atraídos por el buen clima, la vida cultural y el tejido empresarial - El temor más común es cómo engancharse a un mercado laboral que no conocen

Trabajadores en el BIC Euronova, incubadora situada en el Málaga Tech Park (PTA). La Opinión

Llegó la crisis y se acabó el trabajo. Es el resumen de los primeros años de recesión económica después de que la burbuja se pinchase en 2008.

En aquella época se produjo una importante fuga de cerebros que empezó su sangría en el sector de la construcción, con la salida de profesionales como arquitectos o ingenieros, a lo que le siguió un éxodo de sanitarios y profesionales de otros sectores muy castigados por la crisis.

En la mayoría de los casos, ese talento que se fue de España en busca de un futuro ni siquiera había debutado en el mercado laboral por la falta de oportunidades, por lo que terminaron sus estudios y emigraron de forma consecutiva al extranjero.

Más de una década después y , tras una carrera profesional exitosa, aquellos que tuvieron que marcharse quieren volver. De esos emigrantes españoles, más de 6.000 quieren volver a Málaga, según los datos que recoge la plataforma Volvemos.org, dedicada desde 2016 al asesoramiento legal y laboral para personas que se están planteando retornar a España.

«Sin duda, el interés por Málaga ha aumentado», explica el director de Volvemos.org, Diego Ruiz del Árbol, que indica que de las 13.479 personas que figuran en su base de datos como interesados en volver a España, 6.057 tienen a Málaga en mente.

El perfil generalizado de aquellos que quieren volver del extranjero es una persona adulta, en la mayoría de los casos con titulación universitaria, con familia y una trayectoria laboral bien desarrollada.

«Es alguien que se fue en el contexto de la crisis económica de 2008, que se fue en 2009, 2010, 2011…. Y ahora han pasado unos cuantos años, ha estado fuera, tiene una carrera laboral exitosa pero personalmente prefiere vivir en España y se plantea donde volver», continúa Ruiz del Árbol. «Y Málaga tiene mucho atractivo por la condiciones que tiene, porque tiene mar, buen clima, vida cultural, un tejido empresarial amplio, es innovadora…».

A esta casuística se suma otro perfil menos frecuente, el de los españoles que se lanzaron a buscar trabajo en otro país pese a no contar con una formación o experiencia apropiada y han conseguido medrar laboralmente en el extranjero.

«Hay gente que se fue a la aventura, que empieza limpiando en un hotel o poniendo copas en un bar y se forman allí», agrega Diego Ruiz del Árbol.

Por otro lado, de esas 6.000 personas que se están planteando asentarse en la Costa del Sol no todos son malagueños sino españoles oriundos de diferentes puntos del país que se sienten atraídos por la oferta de la ciudad, especialmente por la opción de teletrabajar.

«Desde la pandemia hemos visto que las personas que trabajan fuera, como evidentemente en Reino Unido, Alemania, Francia… que son los destinos más comunes, y donde cobran más que lo que cobrarían aquí… la primera opción que tienen es contemplar si pueden teletrabajar. Si pueden, los destinos de sol y buen tiempo son los preferidos», continúa el director de Volvemos.org.

Proyecto piloto en Málaga

La plataforma que dirige Diego Ruiz del Árbol ha organizado este año la primera edición del programa «Volvemos a Málaga», un proyecto piloto para testear el interés que genera Málaga como punto de retorno para españoles inmigrantes. Los resultados han superado las expectativas.

El programa arrancó con 30 plazas que quedaron cubiertas en un mes, para las que se ofreció, con la colaboración de Promálaga, asesoramiento laboral en Málaga así como administrativa, para explicar los trámites y la documentación requerida para retornar a Málaga.

Según explicó entonces Ruiz del Árbol, de las personas atendidas durante este verano, nueve ya están en Málaga y cinco tienen fecha de vuelta a casa.

Asimismo, entre mayo y octubre este programa ha construido una comunidad de 291 personas que residen principalmente en Reino Unido, Alemania y Francia de diferentes sectores profesionales entre los que destacan ingeniería, sanidad, psicología, trabajo social y educación.

La gran acogida del plan ha supuesto que tanto el Área de Participación del Ayuntamiento de Málaga como la propia plataforma se hayan emplazado para celebrar una segunda edición, que se cofinancia con una subvención municipal y la aportación de Volvemos.org.

Durante este programa, la plataforma ofrece orientación a los participantes para solventarles todas las dudas e inquietudes que pueden surgir a la hora de dar el paso para hacer la maleta y realizar el camino inverso de vuelta a casa.

«Uno de los miedos es cómo volver a reengancharte. Cómo conseguir un trabajo en España cuando no tienes ningún contacto», indica Diego Ruiz del Árbol.

«Otro es volver a una dinámica demasiado «española» donde la presencialidad afecta mucho, donde hay jerarquías muy estrictas, donde se hacen horas extra y no se pagan… esto se ha modernizado en los últimos años pero es la imagen que se quedaron muchas personas cuando se fueron en 2008, cuando simplemente tener un trabajo, aunque fuera mal pagado, era un lujo».

Compartir el artículo

stats