El Área de Seguridad del Ayuntamiento de Málaga sigue extendiendo su red de cámaras de videovigilancia en el entorno del centro histórico. De hecho, el próximo paso será la instalación de una treintena de cámaras específicas para proteger monumentos, esculturas, fuentes y rincones emblemáticos de la ciudad, entre ellos, la Alcazaba y Gibralfaro. Actualmente se está trabajando en la redacción del expediente de contratación.

"Ahí ya no se trata tanto de seguridad como del respeto al patrimonio que queremos garantizar", ha explicado el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que ha avanzado que la intención es continuar ampliando el número de monumentos con un punto de grabación concreto.

La estimación del Consistorio es que el contrato salga a concurso público a principios de 2023, ya que la tramitación se encuentra "muy avanzada". El presupuesto de licitación es de 96.251,61 euros.

Según el concejal de Seguridad, Avelino Barrionuevo, podría estar funcionando para el próximo abril, aunque el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha preferido ser más precavido en los plazos porque hay que adjudicar el contrato y ejecutar la instalación: "Las cosas tienen sus plazos. La voluntad está ahí, cuanto antes", ha añadido De la Torre.

22 cámaras más

Por otro lado, la Policía Local ha sumado 22 cámaras de vigilancia en 4K en 14 puntos del centro histórico, lo que ha supuesto una inversión de 88.863,50 euros.

La puesta en funcionamiento de estos dispositivos estaba a la espera de que concluyeran las obras de la primera fase de la calle Carretería y la Tribuna de los Pobres para poder completar la instalación de la fibra óptica y recepcionar así las cámaras.

Completada ahora esa instalación, ya forman parte de la malla de videovigilancia que cubre el entorno del centro histórico con un total de 56 cámaras, de las que 19 están en ubicadas en la almendra del centro y 15 en el Soho, que se pusieron en marcha este verano.

Ampliación del sistema de videovigilancia de Málaga. Alex Zea

Los nuevos puntos son Plaza de la Merced (2 cámaras), Calle Álamos (1 cámara), Calle Alcazabilla (1 cámara), Calle Císter – San Agustín - Santa María (2 cámaras), Plaza de la Marina (2 cámaras), Alameda Principal (1 cámara), Plaza Félix Sáenz (1 cámara), Calle Nueva (2 cámaras), Calle Carretería (1 cámara), Calle Gigantes (2 cámaras), Calle Ollerías (2 cámaras), Calle Méndez Núñez (1 cámara), Calle Comedias – Plaza de los Mártires (2 cámaras) y Calle Santa Lucía – Convalecientes (2 cámaras).

En el caso concreto de la Tribuna de los Pobres, se sumarán otras tres cámaras que vigilarán el nuevo ascensor que se ha instalado junto a la escalinata. De esta manera, el elevador estará protegido con dos cámaras de videovigilancia externa -una está ya en funcionamiento- así como por otro dispositivo interno, que estará instalado dentro.

Instalación del ascensor durante las obras de la Tribuna de los Pobres, ya terminada. L.O.

Según ha explicado explica el oficial del Grupo de Informática en la Policía Local de Málaga, Ricardo Fernández, la Policía Nacional hace, a diario, entre dos y tres peticiones de información o fragmento de grabaciones de días y horas concretos para la investigación de delitos perpetrados usualmente en la vía pública, hurtos en su mayoría, aunque también se emplean para confirmar la interposición de denuncias falsas.

De hecho, según los datos que maneja el Área de Seguridad, al año se pueden esclarecer en torno a un centenar de delitos gracias al sistema municipal de videovigilancia, que realiza, por un lado, un patrullaje a distancia preventivo y, por otro, una actuación a posteriori de la comisión del delito con la búsqueda de pruebas visuales.

Inversión total

Los 88.863,50 euros que ha supuesto esta última fase se suman los 59.942,46 euros de la primera fase del Centro Histórico y a los 53.748,39 euros del Soho. Por tanto, la inversión total asciende a 202.554,35 euros.