Renovarse o morir. Con el paso de los años la tecnología ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Esta innovación y vanguardia también revoluciona el sector hotelero de la provincia. En Málaga se pueden encontrar estancias para todo tipo de gustos. Ahora aterriza un nuevo modelo: el hotel cápsula. Bajo el nombre de Futurotel, este hotel tiene 40 habitaciones cápsula, que ofrecen todas las comodidades de una habitación convencional. Los hoteles cápsula comenzaron a llegar a España tras la pandemia, pero poco a poco han comenzado a aterrizar en varias grandes ciudades. Aunque puede parecer un concepto nuevo en Europa, esta forma de alojamiento nació en Japón en 1977. Entrar a este hotel del futuro es posible a tan solo pocos metros de la playa de La Malagueta. Ubicado en la calle Maestranza, se trata de «un concepto basado en poder acercar el hospedaje a todos los bolsillos».

Un modelo que ya está instalado en otras grandes ciudades como Madrid o Valencia: «Hicimos varios estudios de mercado, porque teníamos dudas de dónde abrir el siguiente. Acabamos eligiendo Málaga porque es una pasada, la ciudad está de moda», asegura Pedro Martín, director de publicidad de Futurotel.

Zona de la cocina de Futurotel. | ÁLEX ZEA chaima laghrissi rochdi. málaga

Futurista

En total, este hotel cuenta con 40 cápsulas repartidas en 5 habitaciones. Unas habitaciones que recuerdan a la mítica nave de Star Trek. Además de estar equipados de la última tecnología. Para acceder a cada cápsula se debe hacer mediante una tarjeta; dentro de estas encontramos una cama amplia, aire acondicionado y luz de lectura. El hotel ofrece también un paquete streaming que incluye plataformas como Netflix o HBO.

La tecnología no acaba ahí, también se extiende a otras áreas entre ellas los baños inteligentes. Los inodoros cuentan con limpieza de chorros de agua y calefacción de tapa. Lavarse las manos mientras lees o ves algún vídeo también es posible, ya que sus espejos son inteligentes. Fuera de las habitaciones cuentan con zona gaming, jacuzzi privado, cocina y máquinas expendedoras tanto de bebidas como de comidas calientes. Otro de los servicios que ofrecen es la personalización de tu cápsula. Por ejemplo, según el peso ofrecen un colchón u otro: «Además según en qué posición duermas te aconsejan un tipo de almohada», cuenta Martín.

La cápsula cuenta con televisión. Álex Zea

Este tipo de alojamiento «le choca» a algunos malagueños: «Pero quién prueba repite. Muchos son reacios porque lo asocian a dormir en un nicho, pero cuando entran y ven las instalaciones acaban reservando» afirma María, trabajadora del hotel. La apertura en la capital malagueña ha sido todo un éxito y así lo demuestran sus niveles de ocupación: «Hemos tenido más de un 90% de ocupación todos los meses, algunos incluso se han quedado dos meses», asegura la trabajadora.

Para Martín lo que más atrae a la gente es «la experiencia»: «Esto es como un hostel con experiencia VIP y a un precio más económico. En verano el precio sube, pero durante otros meses ronda entre los 40 y 60 euros la noche». Su público objetivo suele ser en su mayoría extranjeros jóvenes: «También viene mucha gente mayor jubilada o familias con niños. Aunque el 3% de nuestros clientes son de Málaga que van ahí solo por vivir la experiencia», explica el director de Marketing. «El trato es algo que se repite mucho en los comentarios que nos dejan», cuenta María. Algo en lo que coincide Martín: «buscamos dar un servicio cinco estrellas».

Su próxima apertura será a mediados de enero, en Granada:« Serán nueve habitaciones equipadas con domótica».