Últimas voluntades

El número de testamentos vitales en Andalucía se duplica en la última década

Mientras que en enero de 2013 el dato apenas superaba las 20.000 inscripciones, esta cifra ha ido aumentando paulatinamente a lo largo de estos últimos diez años, hasta situarse cerca de las 50.000 en enero de este mismo año

En Andalucía son las mujeres las que mayoritariamente se animan a redactar un testamento vital.  | L.O

En Andalucía son las mujeres las que mayoritariamente se animan a redactar un testamento vital. | L.O / L. O.

Todas las comunidades autónomas cuentan con un Registro Oficial de Testamentos Vitales. El documento deberá redactarse ante tres testigos, ante notario o ante el personal del registro de la comunidad autónoma correspondiente. Para completar el procedimiento, la cita ha de ser presencial.

En Andalucía existe el Registro de Voluntades Anticipadas, un servicio que permite realizar la preinscripción del testamento de forma anticipada, así como solicitar una cita previa para poder inscribir posteriormente el documento en un punto de registro habilitado.

Previo a su elaboración, el personal sanitario andaluz tiene la obligación de facilitar información sobre las voluntades vitales anticipadas. Así, el primer paso será trasladar a un profesional sanitario o a la persona representante las preferencias sanitarias.

A continuación, deberán rellenarse los documentos de la Declaración Vital Anticipada, que se pueden obtener en la página web de la Junta de Andalucía. Una vez cumplimentada toda la documentación necesaria, se deberá acudir al Registro de Voluntades Vitales Anticipadas con el documento de identificación personal (DNI o pasaporte), la declaración con todos los campos rellenados y el DNI de la persona responsable o testigos.

La cita para este registro se podrá obtener mediante su página web o llamando al teléfono de Salud Responde (955 545 060).

Todo lo declarado en el testamento de últimas voluntades podrá ser modificado en cualquier momento de la vida. Para ello deberá redactarse otro documento siguiendo los mismos pasos que en el anterior. Además, también puede anularse, destruyendo el documento original y todas sus copias.

El número de testamentos vitales en Andalucía se duplica en los últimos diez años. Mientras que en enero de 2013 el dato apenas superaba las 20.000 inscripciones, esta cifra ha ido aumentando paulatinamente a lo largo de esta última década, hasta situarse cerca de las 50.000 en enero de este mismo año. La comunidad se posiciona así como la segunda autonomía que más registros notifica, tan solo por detrás de Cataluña.

¿Qué es el testamento vital?

El testamento vital, también conocido como testamento de últimas voluntades, es un documento en el que las personas dejan constancia sobre los tratamientos que desean, o no, recibir en caso de que una enfermedad anule su capacidad de decisión. Asimismo, en este escrito se plasman las instrucciones de qué hacer con el cuerpo y los órganos en caso de fallecer.

Los cuidados médicos que desea recibir en caso de enfermedad terminal, si desea ser enterrado o incinerado, si quiere o no convertirse en donante de órganos... todas estas consideraciones quedan recogidas en el testamento vital, así como quién será el representante autorizado para interpretar las disposiciones que registra el documento.

A día de hoy, cualquier persona mayor de 18 años -16 si se está emancipado- puede redactar un testamento de últimas voluntades si así lo desea. Pese a ello, son muchos los ciudadanos que aún presentan ciertas reticencias o que no han decidido dar el paso. De hecho, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, solo el 0,58% de la población andaluza dispone de un testamento de últimas voluntades.

Sin embargo, esta tendencia parece estar cambiando en los últimos años. El número de testamentos vitales en España no ha dejado de aumentar en la última década. Tanto es así que el dato se ha triplicado desde el año 2013, cuando se registraron 145.775 inscripciones, hasta alcanzar las 402.761 de este mes de enero, según el Registro Nacional de Instrucciones Previas (RNIP).

Este progresivo aumento se produce en todos los registros autonómicos, siendo Andalucía la segunda autonomía española que más testamentos vitales registró en enero de este 2023. En concreto, fueron 49.072 las inscripciones en el RNIP, un dato que duplica el de 2013 -23.397 inscripciones-.

En nuestra comunidad, son las mujeres las que mayoritariamente se animan a redactar un testamento vital. Durante el pasado mes, se notificaron 29.639 registros de mujeres andaluzas, frente a los 19.328 que corresponden a hombres. Mientras, en 105 de las inscripciones no consta el declarante.

En cuanto a la edad de los mismos, la gran mayoría fueron mayores de 65 años -23.606 inscripciones-. Le siguen los andaluces de 51 a 65 años, grupo etario en el que se registraron 15.634 testamentos. Por su parte, entre los adultos de 31 a 50 años se notificaron 8.667 inscripciones. Con el menor número de solicitudes se sitúan el grupo entre los 18 y los 30 años, con 1.165 registros.