Laboral

Un cambio en la mutua de más de un millar de abogados de Málaga les dejará con pensiones mínimas

Hay letrados que calculan que cobrarán entre 200 y 400 euros por lo que están retrasando su propia jubilación

Hasta 1995 era obligatorio unirse al sistema privado de cotización, que ahora funciona como un fondo individual

Piden al Estado que medie para poder pasarse al régimen público manteniendo sus años cotizados

Fachada de la Ciudad de la Justicia

Fachada de la Ciudad de la Justicia

Ana I. Montañez

Ana I. Montañez

Más de un millar de abogados mutualistas de Málaga, al igual que profesionales de toda España, están en pie de guerra contra lo que consideran una total "discriminación" a este colectivo y que afecta directamente a su jubilación.

Los abogados afectados pertenecen principalmente a la Mutualidad de la Abogacía, también a Alter Mutua, un sistema de cotización privado al que hasta 1995 era obligatorio unirse cuando los juristas se colegiaban, por lo que se les cerraba la puerta para entrar en el sistema público, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Un cambio en ese sistema privado de cotización les dejará pensiones mínimas.

"Cuando me colegié en el año 83 era totalmente obligatoria la mutualidad. En aquella época estaba concebida como una mutua de previsión social. Tú pagabas tus cuotas a la mutualidad y tenías una previsión de jubilación, viudedad, orfandad, incapacidad... estaba constituida como un régimen de solidaridad, o sea que los que entrábamos, sufragábamos los gastos de los más mayores", explica la abogada María José Cerdán y portavoz del colectivo afectado en Málaga.

Cerdán señala que a partir del 95 la mutua comienza una "transformación". Los letrados tanto de nueva incorporación como los que ya estaban sufragando la mutualidad podían decidir pasarse al RETA, mientras que la mutua "se va aproximando más a una entidad privada".

No obstante, aunque entonces los abogados ya podían escoger entre ambos sistemas, lo cierto es que la opción de la mutua se promocionaba como la más idónea desde los propios colegios, como indica otra abogada, María José Medialdea.

"Vas a colegiarte y en el propio colegio había un despacho o un sitio reservado a la Mutualidad de la Abogacía donde te indicaban las facilidades que te daban, que al principio se pagaba menos pero ibas a cobrar tu pensión como la seguridad social o incluso más. Y casi todo el mundo elegía la mutualidad".

De mutua a fondo de pensiones

El 'quid' de la cuestión ocurre en 2005, cuando la Mutualidad de la Abogacía decide en asamblea pasar a funcionar como un sistema de capitalización individual, como un fondo de pensiones.

Esto quiere decir que las aportaciones de los mutualistas no irían a un fondo común sino a su propio plan de jubilación.

"De las cotizaciones que cada uno habíamos hecho hicieron, no sé con qué regla, unas asignaciones individuales a cada uno y a partir de ahí lo que tenías era un fondo individual, que se iba alimentando con intereses, con las cuotas y, por otro lado, detrayendo con los gastos de gestión y demás", añade Cerdán, que resume las consecuencias de este cambio junto a una "gestión nefasta" en "más aportaciones con limitación total y absoluta de los derechos".

Este cambio en el funcionamiento de la mutua está resultando en que los letrados que llegan al final de su etapa laboral e inician la jubilación, se encuentran con pensiones mínimas, que oscilan entre los 200 y los 400 euros, por lo que en muchos casos se están viendo obligados a atrasar el momento de retirarse. Cabe recordar que la pensión mínima en España, sin cónyuge a cargo del pensionista, está en 743 euros, y asciende hasta los 966 euros cuando si tiene una persona dependiente.

"Atrapados" en el sistema

Para evitar llegar a esa situación, muchos abogados están intentando pasarse al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, a la Seguridad Social, un movimiento que también se encuentra con un obstáculo importante: los años cotizados.

Al pasar de la mutua al RETA, los años cotizados como mutualista no contabilizan por lo que deberán empezar desde cero, como si nunca hubieran trabajado. Los abogados denuncian que es un trato discriminatorio hacia su colectivo porque en España incluso los años empleados en el extranjero computan en la cotización.

Por ello, Cerdán lamenta que los profesionales se sienten "atrapados" en este sistema privado y pide al Estado que intermedie para que los letrados puedan pasarse al sistema público sin ser penalizados.

"Nosotros lo que queremos es negociar con Seguridad Social y con los poderes públicos, para que contabilicen los años cotizados, que esa bolsa de dinero se pase a la Seguridad Social y que entremos en el RETA como cualquier ciudadano", recalca. Asimismo, critican la falta de apoyo a estas reivindicaciones por parte de los colegios oficiales.

Manifestación el 17 de junio

El próximo 17 de junio, abogados de todo el país, agrupados en el movimiento #J2, acudirán a manifestarse a Madrid a las 9 horas, coincidiendo con una nueva asamblea de la Mutualidad de la Abogacía.

"Debemos poner de cara a la sociedad y a todas las instituciones y grupos políticos es la carencia de un colectivo tan numeroso, que no está amparado por los derechos sociales básicos y que han permitido esto", zanja María José Cerdán.