Imserso

Los hoteleros alertan de que los retrasos en el Imserso ponen en riesgo 2.500 empleos en la Costa del Sol

Aehcos asegura que la paralización puede suponer el cierre anticipado de establecimientos del litoral malagueño y aseguran que los precios ofertados «no se adaptan a las condiciones de inflación y costes» 

Reclaman cambios en el programa para adaptar el modelo a la situación actual

Turistas en el paseo marítimo de Torremolinos.

Turistas en el paseo marítimo de Torremolinos. / L.O.

Virginia Guzmán

Virginia Guzmán

La patronal hotelera malagueña se ha unido a las quejas que en estos últimos días está emitiendo el sector nacional por las posibles consecuencias negativas que pueden acarrear los retrasos en la convocatoria del Imserso, además de pedir cambios en este programa estatal para el futuro.

Así, la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) expresó ayer su preocupación por las alegaciones y recursos presentados al programa por las distintas empresas, que aseguran que va a provocar retrasos de al menos tres meses en la puesta en funcionamiento de este programa para la temporada otoño-invierno 2023-2024, según informaron en un comunicado. «Este hecho va a suponer el posible cierre anticipado de algunos establecimientos de las zonas de Torremolinos, Fuengirola, Benalmádena, e incluso Marbella poniendo en juego más de 2.500 puestos de trabajo de los establecimientos que se han adherido al programa Imserso de este año», explicó el vicepresidente ejecutivo de la patronal hotelera, Javier Hernández.

Los empresarios de la Costa del Sol también resaltaron como otro de los problemas que «los precios ofertados no se adaptan a las condiciones actuales de inflación y de subida de costes», lo que afirman que conlleva que cada vez menos hoteles quieren ofrecer plazas para el Imserso en las condiciones económicas actuales y que si lo hacen «es por mantener a sus plantillas durante todo el año».

«El programa del Imserso se creó sobre dos pilares fundamentales: que nuestros mayores pudieran viajar y el mantenimiento del empleo en el sector en períodos de baja ocupación. Málaga es la provincia de Andalucía, que históricamente más pernoctaciones ha registrado desde el inicio del programa, acaparando el 75%», explicó Hernández. «Los hoteleros no pretenden ganar dinero con el programa, solo se pretende cubrir costes, cosa que no se ha producido desde hace años, sino todo lo contrario, son pérdidas».

Ante esta situación, Aehcos insiste en la necesidad de repensar el programa, «no sólo desde el punto de vista económico, sino también debido al cambio en las tendencias de los propios turistas que demandan algo más experiencial en sus viajes». Para ello proponen trabajar junto a la administración y resto de protagonistas del sector turístico, no sólo en la modificación del actual programa, sino «trabajar además en un modelo que amplíe el espectro de edad, consumidores, procedencias para las distintas temporadas bajas y que se trabaje en complementar o potenciar económicamente el co-marketing con intermediarios y agencias de viajes que sean capaces de paquetizar programas atractivos con un efecto desestacionalizador para el mantenimiento del empleo y de las empresas».

«Solicitamos que se estudien en el futuro alternativas desde el Gobierno de España, para impulsar un programa alternativo o complementario, con requisitos distintos al actual Imserso que estimule la demanda cuyo objetivo sea reducir cada vez más la estacionalidad provocando así la reducción de establecimientos cerrados en temporada baja y que en los últimos años se cifra en medio centenar de establecimientos por año», explicó el vicepresidente ejecutivo de Aehcos.

Estudio

La patronal hotelera informó también de que la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), ha realizado un estudio junto a la Universidad de Alicante en el que se muestran algunos datos sobre la decadencia del programa. «El coste total teniendo en cuenta gastos laborales, habitaciones, restauración, mantenimiento… etc en 2019 era de 26,92 euros por persona/noche. Un coste que se ha disparado hasta los 29,61 euros por persona/noche en 2022», indica el informe.

Por ello proponen una serie de modificaciones del programa actual para aumentar la rentabilidad. Entre ellas se encuentran: extender el efecto desestacionalizador del programa; priorizar el mantenimiento del empleo vinculado al programa o la utilización de elementos de valoración objetivos más allá de la categoría oficial, entre otros.