Consumo

El precio de los alimentos sigue disparado a las puertas de las fiestas navideñas

Málaga lidera con Albacete la subida interanual de precios en suelo peninsular, con un 4,1%, lastrada por la cesta de la compra, porque la energía ha logrado compensar en toda España mayores incrementos

La alimentación cuesta de media un 10% más que hace justo un año

El IPC de noviembre apunta a que las pensiones subirán el 3,8% en 2024

Uno de los puestos de pescado del Mercado de Atarazanas, en el corazón del Centro Histórico de la capital malagueña. | ÁLEX ZEA

Uno de los puestos de pescado del Mercado de Atarazanas, en el corazón del Centro Histórico de la capital malagueña. | ÁLEX ZEA / FRAN EXTREMERA. Málaga

Fran Extremera

Fran Extremera

Los precios siguen disparados en Málaga. La peor noticia para el bolsillo de cientos de miles de familias que afrontan por segundo año consecutivo unas fiestas «con menos marisco o carne», como atestiguan los datos oficiales que maneja la Administración pública. La ingesta de proteína animal no deja de bajar, condicionada a que la provincia lidera en suelo peninsular el incremento interanual del Índice de Precios al Consumo (IPC).

La cesta de la compra condiciona la coyuntura económica en este capítulo. De media, los alimentos y bebidas no alcohólicas han aumentado en un año prácticamente un 10%. Si el IPC en la provincia ha subido un 4,1% en 12 meses (sólo igualado por Albacete dentro de la Península) es porque los precios de la energía han moderado su aumento. Incluso los carburantes han amortiguado el incremento durante el mes pasado. Ir al supermercado o la tienda de barrio cada vez acarrea una mayor inversión por parte de los usuarios y, justo a las puertas de las fiestas navideñas, el drama está servido.

En Andalucía, el incremento del IPC en lo que va de año se eleva al 3,8%, lo mismo que arroja de media la subida interanual acumulada. Son justo tres décimas menos que en Málaga.

Para encontrar una subida superior fuera de la Península hay que viajar a las Islas Canarias, aunque las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla también igualan los índices malagueño y albaceteño. Santa Cruz de Tenerife registró un aumento del 4,7, si bien es cierto que en lo de va de año, con el 4,4%, iguala los números de Málaga.

Por debajo del 3% figuran las tres provincias aragonesas, por ejemplo; también León, Soria y Valladolid, en suelo castellano; Cáceres, en Extremadura; o Álava, en el País Vasco. En el último mes, los precios únicamente han descendido de media en la provincia de Soria (-0,2%), con un acumulado a 12 meses de hasta el 2,6%; en Gerona (-0,1%) y un aumento en un año del 3%; y en Baleares (-0,1%), cuya tasa interanual figura en el 3,8%. Y se han mantenido igual que en el mes anterior tanto en Melilla como en Vizcaya.

Pensiones

En contraposición a esa cesta de la compra que cada vez cuesta más en Málaga, las familias también verán que en 2024 las pensiones contributivas se incrementarán de media hasta en 40 euros mensuales. Porque se utiliza el IPC medio anual con los registros que arroja el INE en noviembre.

Andalucía acapara alrededor de 1,65 millones de prestaciones, de las que Málaga aporta 285.000. Con los números de este pasado miércoles, que se actualizarán allá por el 14 de diciembre de manera definitiva, la subida media podrá ser de casi el 4%. El Ministerio de Inclusión apunta que la pensión contributiva de media se eleva en Málaga a 1.087 euros mensuales, lo que de media aumentarán al año en 500 euros las prestaciones. La media en cuanto a las pensiones de jubilación ronda los 1.250 euros y en este caso aumentarán en alrededor de 47,5 euros mensuales.

Las encuestas realizadas en el ámbito familiar inciden desde 2019 en que las prestaciones de padres o abuelos cada vez tienen un mayor protagonismo en la economía doméstica. De manera creciente, los descendientes tienen que apoyarse en las aportaciones de quienes alcanzaron ya la edad de jubilación. También son cada vez más los abuelos que contribuyen a cuidar a sus nietos, ante la dificultad de conciliar vida laboral y familiar.

Números de cara a las fiestas

Los números que en este momento se barajan de cara a las fiestas navideñas no dista mucho del panorama que las familias ya tenían ante sí cuando se alcanzó el mes de agosto, mes típicamente vacacional como el que acaba de arrancar. Por entonces, los alimentos se habían encarecido en la provincia un 9,9% en el índice interanual, mientras que las bebidas no alcohólicas habían acumulado un 11%. El ritmo de subida interanual en la provincia se había moderado de cara al inicio del verano, de manera ligera, no obstante, tanto en alimentos (fue del 10,2% en julio y junio; del 12,7% en mayo; del 13,4% en abril; y del 17% en marzo) como en el de bebidas no alcohólicas (el dato era de algo más del 11% en julio, junio y mayo; del 12,3% en abril; y del 14,2% el mes anterior).

Pero siguen lastrado los registros interanuales por alimentos como el aceite de oliva, que en menos de un año ya se había duplicado en la provincia. Además, en las últimas semanas se ha detectado un incremento también muy importante de otros aceites, como el de girasol, como consecuencia del cambio de uso e incremento de la demanda al renunciar muchas familias al uso del primero.

En los mercados más importantes de la capital malagueña, algunos vendedores consultados por este periódico afirman que todo apunta a que habrá en Navidad una cesta de la compra marcada por la sustitución del aceite de oliva por otras grasas vegetales, así como por la bajada en el consumo de mariscos o de carnes típicas de estas fechas.