Entrevista | Josele Aguilar Parlamentario y portavoz adjunto del PSOE-A

"Ni a Dani Pérez le puede gustar el rumbo del PSOE en la provincia"

Con sus galones recién estrenados en la cúpula andaluza, Josele Aguilar sostiene que tras los malos resultados electorales «toca redoblar esfuerzos para darle la vuelta al calcetín en 2027»

El parlamentario malagueño y dirigente del PSOE de Andalucía Josele Aguilar.

El parlamentario malagueño y dirigente del PSOE de Andalucía Josele Aguilar. / ÁLEX ZEA

Cristóbal G. Montilla

Cristóbal G. Montilla

 Josele Aguilar (Málaga, 1964) estrenó su mayoría de edad afiliándose al PSOE. Luego, pasaron casi cuatro décadas hasta su primer cargo público como senador. Ahora, Espadas ha premiado su trabajo en el Parlamento andaluz haciéndolo portavoz y secretario de Comunicación Política en la dirección regional.

Tiene el carnet del PSOE desde hace 40 años pero jamás había tenido tanto poder a nivel orgánico y en la política institucional, ¿se siente más en forma que nunca?

No utilizaría el término poder. Prefiero responsabilidad. O responsabilidades. Es cierto que hasta 2019, con la elección para el Senado, no había tenido responsabilidades institucionales. Se siente una mayor responsabilidad, un mayor compromiso. Y, sobre todo, ves que tu actividad puede servir y sirve, efectivamente, para ayudar a la gente. Pongo un ejemplo: lo que ha sucedido con la lucha de los vecinos del Perchel.

Juan Espadas ha apostado por usted para amplificar los mensajes del partido en Andalucía, ¿corre el riesgo de predicar en el desierto frente a la hegemonía del PP?

No. Sabemos lo que tenemos enfrente y que, efectivamente, hay un gran poder institucional del PP. Y eso significa que tenemos un reto muy grande por delante y que debemos redoblar nuestros esfuerzos. El trabajo tiene que ser mucho mayor y más imaginativo. Se trata de que la gente recupere la confianza en el PSOE de Andalucía. Y creo que es posible. La gente sabe todo lo que el Partido Socialista de Andalucía ha construido y ha trabajado por esta tierra.

Lleva un año y medio en el Parlamento andaluz, ¿le ha dado tiempo a descubrir cuál es el talón de Aquiles de Juanma Moreno?

Ahora mismo tiene un talón de Aquiles que es la sanidad pública. En general, la falta de compromiso con los servicios públicos es su talón de Aquiles. Y hay más. Hay una falta de rigor en la gestión de lo público por parte del PP. Puede venir por esa vanidad a la que uno llega cuando tiene un resultado como el que tuvo Moreno Bonilla en las últimas elecciones andaluzas, que parece que te da patente de corso para cualquier cosa. Pero, claro, aquí estamos hablando de fondos públicos, de dinero de todos los andaluces y andaluzas. Además, es un gobierno que está atesorando bastante incompetencia.

¿Resulta más creíble un Gobierno alternativo del PSOE en Cataluña, dónde Salvador Illa ganó las elecciones, que en Andalucía tras un batacazo electoral?

Al final, son los dos alternativos. Y los dos tienen la vocación de hacer propuestas para los ciudadanos. No sólo se trata de seguir haciendo la labor de control al Gobierno de Moreno Bonilla, casi llegados al ecuador de esta legislatura se empiezan a trasladar a los andaluces nuestras propuestas para mejorar sus vidas. Un Gobierno alternativo u otro, al final depende también de las personas que deciden colaborar. Y le aseguro que en el de Andalucía hay un elenco de profesionales y expertos muy importantes.

Juan Espadas está más tiempo ahora en Madrid y, sin embargo, ve en ello una ventaja para repetir como candidato andaluz en 2026, ¿hay algo que no cuadra?

No. El papel que desempeña como portavoz en el Senado le permite tener un mayor foco. Y puede utilizarlo como una herramienta más en el combate contra la hegemonía del PP en Andalucía.

Josele Aguilar.

Josele Aguilar. / Álex Zea

Es muy activo en las polémicas redes sociales, ¿ha encontrado ahí un escaparate aliado?

Me gusta hacer una crítica política bastante ácida. Muy sarcástica. Pero intento no llegar al insulto ni causar daños personales. Cuando tienes que luchar contra un gobierno con una mayoría parlamentaria y que copa muchas instituciones en Andalucía, hay que usar todos los medios que están a tu alcance.

Su pedigrí de militante precoz lo convierte en uno de los veteranos del PSOE de Málaga, ¿le gusta el rumbo que lleva el partido con Dani Pérez al frente en esta provincia?

Creo que ni al propio Dani Pérez le puede gustar, si entendemos por rumbo los resultados que tuvimos en esta provincia en las últimas elecciones autonómicas, en las municipales o, incluso, en las generales. Tenemos que seguir trabajando y redoblar esfuerzos. El hecho de que los principales dirigentes del PP en Andalucía se identifiquen con Málaga, hace que el desarrollo socialista aquí sea especialmente complicado, si lo comparamos con otras provincias andaluzas.

¿Le duele que el socialismo haya pasado a tener, tras las elecciones municipales, alcaldías con las que sólo gobierna al 6% de la población malagueña?

Claro. Eso me duele a mí y le duele a todos los militantes socialistas de Málaga. Pero lo importante no es lamerse la herida o que a uno le duela, sino que eso sirva como acicate para reaccionar. Y para trabajar para que esto sólo haya sido, como pasó en 2011, una situación excepcional. Tenemos que prepararnos para que en 2027 se le dé la vuelta a esto y seamos capaces de recuperar alcaldías que históricamente fueron nuestras. Y, por supuesto, la Diputación. Hay que volver a tener un presidente o presidenta socialista de la Diputación.

Una de las grandes asignaturas pendientes es Málaga capital, ¿considera que Dani Pérez debería optar nuevamente a la alcaldía en 2027?

Dani Pérez ha hecho y está haciendo un trabajo encomiable para ser alcalde de Málaga. Y en 2027, tanto él como el conjunto del partido, a la vista de ese trabajo y de las circunstancias, tendrán que decidir cuál es la mejor opción para recuperar la alcaldía de Málaga, que es uno de los objetivos principales que el PSOE de Andalucía debe tener.

Alguna vez ha reconocido que le encantaría ser el candidato del PSOE para gobernar el Ayuntamiento de su Málaga natal, ¿lo intentará en 2027?

De forma recurrente, se publica que podría ser candidato al Ayuntamiento de Málaga. Pero -lo aseguro con sinceridad- públicamente de mí no ha salido eso. Ahora, el empeño que tengo es trabajar para que Juan Espadas sea el próximo presidente de la Junta en 2026. En eso estoy absolutamente centrado y volcado. Y, para que eso pase, en Málaga debemos tener un resultado muchísimo mejor que el de las últimas elecciones autonómicas.

Josele Aguilar cree que aún "es prematuro hablar de congresos provinciales extraordinarios"

Josele Aguilar cree que aún "es prematuro hablar de congresos provinciales extraordinarios" / Álex Zea

Y si, de camino, se le pone a tiro la secretaría general del PSOE de Málaga, ¿irá a por ella?

Eso no toca ahora tampoco. Todo eso vendrá mucho después. Ahora mismo, tengo unas responsabilidades también orgánicas que están en el ámbito de Andalucía. Y acabo de llegar a ellas. Tengo que trabajar mucho para que esas responsabilidades puedan dar sus frutos. Ese es el objetivo que tengo.

¿Qué le parece que un grupo de militantes haya pedido la celebración inmediata de un congreso provincial extraordinario para relevar a Dani Pérez?

Es prematuro hablar de congresos provinciales extraordinarios. Dani Pérez es el secretario general y ha cruzado la mitad de su mandato. Hay que dejar los congresos para cuando toquen. Cuando se empieza un proceso de renovación se produce de arriba a abajo, empieza por el Congreso Federal y cae en cascada hasta los congresos provinciales y las agrupaciones locales. Ahora toca trabajar y acercar a las bases para que, en 2027, le demos la vuelta como un calcetín a la situación.

En el pasado, formó parte de movimientos críticos ¿cree que los dirigentes del PSOE le están faltando el respeto, al obviarlas, a las voces discrepantes que hay tanto a nivel regional como en distintas provincias andaluzas?

Es verdad que he estado en movimientos críticos. Y cuando el propio Juan Espadas decide presentarse a las primarias frente a Susana Díaz, también estaba en una posición crítica. Lo importante es utilizar los cauces que establecen nuestros estatutos. Si algo caracteriza al PSOE es que es un partido con una democracia interna de muy alto nivel. Y, en esos cauces internos, esas voces críticas se pueden oír y, además, muchas veces suman. No considero que haya una falta de respeto hacia esas voces críticas.