El técnico del Girona, Míchel, también pasó ayer por la sala de prensa de Montilivi para analizar al Málaga CF y cómo llegan sus jugadores al duelo de esta noche. En cuanto a los jugadores disponibles o no, Baena entrenó con normalidad. Valery también. «El equipo está bien para competir en un partido complicado pese a las bajas», comentó.

En cuanto a la buena racha que está encadenando el equipo catalán, el míster alegó que «aunque hubiéramos tenido todo el equipo, habría pensado lo mismo: la dificultad es máxima. El Málaga se encuentra en una situación complicada. Necesitan ganar para salir de las posiciones de abajo. Nosotros necesitamos hacerlo para generar presión en los equipos que tenemos delante, los del ascenso directo».

En cuanto al sistema de juego, Míchel no quiso especificar el dibujo que desarrollará esta noche. «Jugando en línea de cuatro o cinco detrás, la idea es la misma. En ataque queremos tener el balón y en defensa, recuperarlo lo antes posible», remarcó.

Girona y Málaga llegan en situaciones muy diferentes: unos luchan por el ascenso directo y los otros por aferrarse a la Segunda División. En cuanto a los objetivos del Girona. Míchel se muestra optimista. «Yo también creo que podemos llegar al ascenso directo, pero es muy difícil y necesitamos ganar 7-8 partidos. Quedan 9 y, por tanto, es muy difícil. El próximo es el Málaga y necesitamos la afición para ganar. Todos juntos será más fácil y tendremos más opciones. Es bueno que la afición tenga confianza en el equipo», explicó.

En cuanto al estilo, hizo hincapié en que le gusta «jugar primero, porque si ganamos estaríamos a cuatro puntos del ascenso directo. Claro que después tendrán que jugar ellos. Yo espero estar a cuatro puntos del segundo mañana a las once de la noche.

En referencia al partido, comentó que los equipos de Natxo suelen tener el balón. «No tuvieron buenos resultados, pero la línea de juego es buena sacado del último partido. Lo conozco de sus etapas en Zaragoza, Deportivo y Reus y sus equipos se caracterizan por ser protagonistas. Nosotros deberemos serlo más. Sacarles la pelota y que no se sientan cómodas. Tienen jugadores con buen toque en medio del campo y en ataque. Son dinámicos y con buen uno contra uno. No tienen suerte de cara a gol. Deberemos ser muy ambiciosos y buscar portería. La segunda línea debe dar un paso adelante, porque necesitamos llegada».