Primark abrirá sus puertas en Marbella antes de que termine el año. El equipo de gobierno aprobó ayer en Junta Local el permiso para que la cadena irlandesa de ropa y complementos inicie las obras de su futuro establecimiento, que se situará en el centro comercial La Cañada.

La firma ocupará tres locales en el complejo comercial distribuidos en dos plantas y una entreplanta que supondrán una superficie de más de 5.600 metros cuadrados.

Uno de los locales que ocupará la cadena de ropa albergó en su momento un conocido gimnasio ubicado en el centro comercial.

El presupuesto de las obras es de 6,5 millones de euros y el plazo de su ejecución rondará los 120 días laborales. La firma irlandesa de ropa a bajo coste prevé crear unos 300 puestos de empleo.

«Es un motivo de satisfacción comprobar cómo se sigue apostando por invertir en nuestra ciudad. Es muy interesante la apertura de negocios que, probablemente, servirán de reclamo para visitantes de otras ciudades que igualmente generarán gasto en otros comercios o establecimientos de restauración de Marbella», señaló el portavoz municipal, Félix Romero.

La apertura del establecimiento de la marca irlandesa es posible gracias a la modificación de un artículo de las normas urbanísticas del planeamiento del municipio para permitir la construcción de entreplantas en inmuebles de uso industrial y comercial.

La norma establece que el porcentaje de ocupación máxima admisible de la nueva superficie construida se efectúe en función de la superficie de la planta del local.

El procedimiento para iniciar la modificación del artículo se aprobó en una sesión plenaria de carácter extraordinario a mediados de diciembre del año 2018 con los votos a favor del equipo de gobierno, formado entonces por el Partido Popular y Opción Sampedreña.

«Se podrán rehabilitar y ampliar negocios sin tener que construir naves nuevas, sin modificar la fachada y sin que compute a efectos de edificabilidad», señaló en aquella sesión plenaria la concejala de Ordenación del Territorio y Vivienda, María Francisca Caracuel.

La licencia de obras de Primark es uno de los cinco permisos urbanísticos que el Gobierno local aprobó ayer.

El importe total de las licencias rondó los once millones de euros, según el portavoz municipal y delegado de Hacienda.

«Se trata de una inversión muy importante que demuestra el dinamismo del mercado inmobiliario en la ciudad, a la vez que supone un ingreso fundamental para las arcas municipales, especialmente en la actual situación de pandemia», agregó.