La fusión gastronómica entre las cocinas mediterránea y asiática aporta la experiencia exótica a la oferta del hotel Hard Rock, abierto al público a inicios de verano.

Los vestidos y trajes que en su momento lucieron Lady Gaga, Madonna o Tom Jones o las guitarras que pertenecieron a Elvis Presley, Lenny Kravitz o Blondie expuestos en el vestíbulo del establecimiento entran en sinfonía con el shiumai de langostinos o los baozi de carrillera que ofrece Nu Downtown, el restaurante que el grupo Mosh gestiona en el hotel.

El local, que compagina su propuesta gastronómica con espectáculos musicales en directo, ofrece también una amplia selección de carnes y pescados frescos, como el pollo Jaipur, la costilla Wagyu al curry verde, el cangrejo al chilli o la corvina marinada con aguacate y setas.

Para terminar, el taiyaki de chocolate blanco o el Mochi Mix ponen la nota final a la oferta gastronómica de un hotel que gestiona Hard Rock, la marca que alberga la mayor colección de recuerdos musicales del mundo, integrada por más de 86.000 piezas, la primera de las cuales fue una guitarra que donó Eric Clapton.

Otro de los grandes atractivos de Nu Downtown es el Wine Club, el espacio reservado para las mejores referencias vinícolas del mundo para los comensales que opten por maridar las propuestas culinarias del restaurante, además de una cuidada selección de sake.

«El espíritu de Nu Downtown inunda un espectacular local, diseñado por el estudio Archidom, responsables también de su jardín, que contribuye a crear una atmósfera única, sofisticada y fascinante para las noches de Marbella», agrega el grupo que gestiona un restaurante ubicado en el interior de un hotel de 383 habitaciones, 64 de ellas de tipo suite, y situado a escasa distancia de Puerto Banús.

Nada en el restaurante está dejado al azar. Ni siquiera su propio nombre, Nu, que hace referencia a una antigua tribu china ubicada en las proximidades del río Nujiang.