La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha confirmado que, por primera vez, se ha comprobado la existencia de un nido de milano real (Milvus milvus) en la provincia de Málaga, concretamente, en la comarca de Antequera.

Este hallazgo de los técnicos de la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible y de los agentes de Medio Ambiente de la provincia, gracias al aviso de un ciudadano, tiene gran relevancia por tratarse de un ave en peligro de extinción que hasta hace poco tiempo solo se reproducía en libertad en la provincia de Huelva, han recordado desde la consejería en un comunicado.

Según el primer censo nacional de la especie, realizado en 1994, el milano real se distribuía por Doñana, Sierra Morena y Sistema Bético Oriental, pero la literatura científica no ha recogido nunca evidencia de su presencia en el Sistema Bético Occidental. Se trata, por tanto, de la primera cita de cría de la especie en esta zona en los 25 años que se lleva realizando un registro sobre las necrófagas y, además, es la más meridional de la Península Ibérica.

Miembros del equipo del 'Plan de recuperación y conservación de aves necrófagas de Andalucía' de la Junta han podido comprobar que uno de los ejemplares de la pareja reproductora permanece en el nido constantemente para cuidar de pollos de escasa edad. Dada la relevancia de este descubrimiento, trabajadores de Desarrollo Sostenible están vigilando el área donde se ha asentado la pareja con el fin de asegurar, en todo lo posible, el éxito reproductor de la pareja.

La población total de milano real de Andalucía presenta muchas fluctuaciones anuales pero, en general, ronda las 20 parejas reproductoras en el territorio andaluz. Fundamentalmente se encuentran en el Espacio Natural de Doñana (alrededor de 15), si bien también se habían registrado ya dos parejas en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

A estos ejemplares se suma otra pareja reproductora localizada recientemente por el Gobierno andaluz en la comarca de Los Pedroches (Córdoba) en el marco del 'Plan de recuperación y conservación de aves necrófagas de Andalucía', y ahora también los dos ejemplares localizados en Antequera.