El Ayuntamiento de Torremolinos aprobó ayer de manera definitiva su presupuesto para este ejercicio, en el que se destinará un 55,27 por ciento del total de los recursos municipales a políticas sociales, lo que supone 60 millones de euros.

Las cuentas fueron ratificadas en un pleno extraordinario municipal, tras conseguir el equipo de gobierno el aplazamiento y fraccionamiento de la deuda que tiene el Ayuntamiento de Torremolinos con la Tesorería General de la Seguridad Social, y que se ha visto reducida en más de 30 millones de euros en los últimos seis años.

El alcalde de Torremolinos, José Ortiz, mostró su «satisfacción al contar con el apoyo de la mayoría del pleno» para ir reduciendo la deuda y ampliar las partidas destinadas a políticas sociales y a la atención de los más vulnerables, «sabiendo que podemos contar al mes con 1,2 millones de euros que se destinarán al pago a proveedores», dijo.

La aprobación definitiva del presupuesto ha contado con los votos favorables del equipo de gobierno y de los concejales no adscritos Nicolás de Miguel, David Obadía y Lucía Cuín.

Para el regidor, ahora «es un momento de recuperación con un claro objetivo de modelo ciudad que permita aumentar la calidad de vida de nuestros vecinos, ser más atractivos para el turismo y reforzar la actividad económica, de la mano del diálogo y el acuerdo no sólo con los concejales de la oposición, sino con el resto de administración públicas y el sector privado».

Por su parte, la concejala de Hacienda, Maribel Tocón, explicó que entre las partidas que forman el presupuesto hay algunas encaminadas a dotar de más accesibilidad al municipio, además de una partida de 600.000 euros que se repartirán en subvenciones directas al tejido comercial de Torremolinos.

«Son unas cuentas municipales que apuestan por un aumento presupuestario destinado a la ayuda a las asociaciones con fines sociales, comerciantes, taxistas, clubes deportivos, proveedores, así como la primera partida destinada a poner en valor las tradiciones del municipio», dijo Tocón. La edil apuesta por «un modelo progresivo de las ayudas y subvenciones, con un plan que pretende ayudar a quienes menos tienen. Es lo que entendemos como justicia social», añadió.

La portavoz del Partido Popular, Margarita del Cid, pidió unas cuentas más ajustadas a la realidad con el argumento de que la Tesorería municipal ha alertado de que los ingresos municipales cayeron un 30% sobre lo previsto en 2019 y un 20% en 2020. Del Cid añadió que los vecinos no van a poder hacer frente a los incrementos de tasas y precios municipales y reivindicó el Plan del PP para Reactivar Torremolinos.