Unas 150 personas participaron ayer domingo en una arbolada que se desarrolló en el término municipal de Cañete la Real, una iniciativa impulsada por el programa Málaga Viva del Servicio de Cambio Climático de la Diputación de Málaga con la colaboración del Ayuntamiento del municipio.

La técnico de Málaga Viva Carmen Ruiz explicó que este tipo de iniciativas pretende luchar contra el cambio climático y la erosión del terreno, contribuyendo a reducir la huella de carbono desde nuestro entorno más cercano. Para ello, es imprescindible la implicación y la concienciación ciudadana, así como la participación de personas de diferentes generaciones.

La plantación tuvo lugar en el paraje de arroyo Barbero, a unos centenares de metros del casco urbano de Cañete la Real, donde los voluntarios sembraron alrededor de 500 plantas, tanto árboles (chopos, higueras o álamos) como plantas aromáticas (lavanda, tomillo o romero).

Ruiz se mostró muy satisfecha por la magnífica acogida que esta iniciativa ha tenido en Cañete la Real, y es que en torno a un centenar de vecinos y vecinas del municipio participaron en la arbolada junto a unas 50 personas llegadas desde Málaga en autobús.

Finalizan las arboladas de otoño

Las 'Arboladas' de otoño organizadas por la Diputación de Málaga han finalizado con la participación de 353 participantes en las acciones celebradas en Villanueva del Trabuco, Cuevas del Becerro y Cañete la Real. De ellos, 203 procedían de Málaga capital o distintos puntos de la provincia, mientras que 150 eran originarios del propio municipio en el que se han celebrado. El diputado provincial de Medio Ambiente, Cristóbal Ortega, ha explicado que estos encuentros suponen "un éxito de participación y un termómetro muy relevante a la hora de calibrar el interés ciudadano en materia de cambio climático", ya que no tienen el fin único de incrementar la superficie de flora en la provincia, sino que también "contienen un relevante papel divulgador sobre la importancia de la biodiversidad y el medio ambiente en la provincia". En estas tres actuaciones se han plantado un total de 1.525 árboles y arbustos, básicamente ejemplares de la flora local y plantas aromáticas. Entre los más frecuentes se encuentra el palmito, la higuera, el acebuche, el granado o el chopo y a ellos se han sumado ejemplares de gayumbas, romero, adelfa o lavanda.