Opinión

Casilda Sánchez Calderón

Cartas de los lectores

¿Desvirtuado negocio?

El término desvirtuar es definido por la Real Academia Española (RAE) como algo al que le disminuyen o pierden las virtudes o características propias que le adornan.   Como de ¿desvirtuado negocio? bien podría ser calificado por una gran parte de la ciudadanía mundial -en general- e inmensa mayoría de escaladores -en particular- el «boom» de las impresionantes escaladas a la montaña del Everest, que se iniciaron hace solamente unos años atrás y que con el paso inexorable del tiempo se han visto aumentadas de manera exponencial.   Porque las agencias de viaje internacionales, dejando claramente a un lado la aventura deportivo/espiritual que suponían hasta hace pocos años, han encontrado -al parecer- su «gallina de los huevos de oro», promocionando multitud de expediciones con millares de personas de todos los países del planeta, para, llevándolos «en volandas» y con docenas de ayudantes nativos que cargan sus pertenencias, puedan hacer cumbre en el actual techo del mundo.   Y es que, viviendo en una sociedad capitalista, el interés/ beneficio comercial de cualquier tipo de empresa, es decir, el ánimo de lucro, es siempre uno de sus rasgos más característicos, indudablemente.