Opinión | En corto

Nudo gordiano sin espada a mano

Para el ateo jurídico, condición que quizás ostente Sánchez, una asamblea legislativa puede hacer cuanto la Constitución no prohíba. Pero esto no es así. Que la Constitución no impida una ley de amnistía no quiere decir que pueda aprobarse sin más gozando de mayoría para ello, pues por encima incluso de la Constitución existen unos principios de derecho que dan sentido a sus conceptos, sean o no derecho positivo, de los que dimana la necesidad de que el «borrón y cuenta nueva», amnistía u «olvido» descarte la persistencia de la voluntad de los transgresores, o sea, la contumacia. Haría falta un cambio claro de actitud en los amnistiados, y aunque se llegara a cifrar el cambio en la votación por ellos de un programa al respecto acorde con la Constitución, no parece que vayan a asumir el que Sánchez pueda ofrecer sin que los suyos le vuelen la cabeza. Así que tal vez volvamos a votar.