Opinión

Cartas al director

GRACIAS, PRESIDENTE

Es evidente: Hamás es una organización terrorista. Pero esta certeza no resta para que el Estado israelí, más de 70 años incumpliendo el derecho internacional y causando sufrimiento al pueblo palestino, masacre a civiles inocentes, les expulse de sus hogares y les niegue comida, medicamentos, agua o combustible, niños incluidos. Además de ser insoportable, el derecho humanitario lo prohíbe.   La estrategia deliberada del ejército israelí es asesinar a periodistas –para que no cuenten lo que pasa– o funcionarios de la ONU y atacar, en el mayor campo de concentración del mundo –la franja de Gaza–, infraestructuras, colegios, e, incluso, ejecutar a pacientes en hospitales. Está llevando a cabo un genocidio premeditado que las víctimas del Holocausto jamás respaldarían.   Por ello, lo manifestado por Pedro Sánchez y por el primer ministro belga –liberal de derechas donde la oposición no le ataca al ser elogiado interesadamente por Hamás– en el paso de Rafah, es, por justo y verdadero, trascendental. Pero el PP, que no es un partido de Estado sino una formación antisistema oportunista contraria al derecho internacional, con sus críticas tendenciosas contra el Gobierno se coloca, en la crisis diplomática, del lado de Israel.   Netanyahu y PP: ¡Basta ya!

Miguel Fernández-Palacios Gordon. Málaga