CUIDAMOS TU SALUD

¿Qué causa el dolor de las articulaciones? ¿Tiene solución?

El 68% de nuestra sociedad con edades comprendidas entre los 35 y los 65 años ha tenido dolor articular en el último año, siendo las mujeres quienes más lo padecen, y dependerá del tipo de dolor y de su causa

¿Qué causa el dolor de las articulaciones? ¿Tiene solución?

¿Qué causa el dolor de las articulaciones? ¿Tiene solución?

El dolor articular (artralgia) es un síntoma, y no una enfermedad como tal. Lo puede presentar cualquier persona por diferentes motivos, independientemente de su sexo y edad, dificultando su día a día, y afectando a la calidad de vida de quien lo sufre.

Según explica el , “Dr. Santiago Solsona Espín, del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología LENOX-Corachanel dolor articular produce incomodidad, inflamación, impotencia funcional y dolor localizado en cualquier parte de una articulación”. El especialista indica que el dolor “puede darse en el cartílago, el hueso, los ligamentos, tendones o musculatura, pudiendo ser de intensidad suave, moderada o severa”.

Se calcula que el dolor articular y musculoesquelético tiene una alta prevalencia de entre 25-70%, dependiendo del origen, factores genéticos, edad, hábitos, entorno, percepción del dolor, actitud hacia la salud y formas de sobrellevar la enfermedad. Es decir, al menos una entre cuatro personas convive con este tipo de dolor y, según la edad y otros factores, puede alcanzar a siete de cada diez.

Dr. Santiago Solsona Espín, del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología LENOX-Corachan

Dr. Santiago Solsona Espín, del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología LENOX-Corachan / Cedida

La edad es un determinante clave en este tipo de dolor, que está estrechamente relacionado con enfermedades degenerativas como la artrosis y el envejecimiento natural de nuestro aparato locomotor. En España, la artrosis afecta al 10% de la población general. La prevalencia global de artrosis en la población de más de 40 años es de 29,35%. En mayores de 65 años la prevalencia llega al 80%, siendo su incidencia mayor entre los 60 y 70 años, afectando 3 veces más a mujeres que a hombres. Los síntomas de la artrosis suelen ser progresivos y dilatados en el tiempo.

El 68% de nuestra sociedad con edades comprendidas entre los 35 y los 65 años ha tenido dolor articular en el último año, siendo las mujeres quienes más lo padecen (73%), y dependerá del tipo de dolor (mecánico o inflamatorio) y de su causa (artrosis >60 años, inflamatorio-reactivo 4-12 años y 20-50 años, traumático 25-35 años).

Causas

Las causas del dolor articular pueden ser de origen mecánico o bien inflamatorio. Cuando es mecánico, es característico de procesos degenerativos como la artrosis o la osteoporosis, y el dolor aumenta con el movimiento y el esfuerzo, y mejora con el reposo y el calor local. Sin embargo, si el origen del dolor es inflamatorio, como en la artritis reumatoide, no mejora con el reposo y se acompaña de enrojecimiento, inflamación de las articulaciones, e incluso la deformidad progresiva y debilitamiento de éstas.

¿Se puede tener artrosis en los empeines?

¿Se puede tener artrosis en los empeines? / FABRIKASIMF. FREEPIK

Habitualmente, el dolor de articulaciones, o artralgia, está causado por enfermedades crónicas como la artrosis, la artritis reumatoide o la osteoporosis, aunque también se produce por otros motivos como la tendinitis y bursitis, lesiones traumáticas (fracturas o esguinces), enfermedades metabólicas (depósitos de microcristales, hiperuricemia o gota), infecciones víricas o bacterianas y procesos oncológicos.

Los principales síntomas de la artritis son dolor, tumefacción y rigidez de las articulaciones, que suelen empeorar con la edad

Dr. Santiago Solsona Espín, del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología LENOX-Corachan

Rodillas

Las articulaciones de las rodillas son las que más se resienten, seguidas de las de la columna vertebral, las de las manos, caderas y los hombros.

A menudo artritis y artrosis se confunden. El Dr. Solsona nos aclara que la artrosis es un tipo de artritis. El especialista de Clínica Corachan explica que: “La artritis es la hinchazón y la sensibilidad de una o más de las articulaciones”, y que sus “principales síntomas son dolor, tumefacción y rigidez de las articulaciones, que suelen empeorar con la edad. Los tipos más frecuentes de artritis son la artrosis, la artritis reumatoide y enfermedades metabólicas (gota)”.

La artrosis (u osteoartritis), en concreto -señala Solsona-, “es la enfermedad degenerativa articular más frecuente en la que se produce una destrucción o pérdida del cartílago hialino que recubre las superficies óseas, inflamación de la membrana sinovial y una debilitación de los músculos periarticulares”.

El ejercicio ha demostrado ser beneficioso y seguro para las personas con artritis.

El ejercicio ha demostrado ser beneficioso y seguro para las personas con artritis. / Freepik

Los síntomas de la artrosis son el dolor articular, la rigidez, la inflamación y la limitación de movimientos. En el caso de artrosis, las molestias aparecen al utilizar las articulaciones después de una inactividad prolongada y suelen mejorar con una actividad física suave y reposo.

Reuma

Hablamos de reuma o reumatismo para referirnos al conjunto de molestias o dolores relacionados con el aparato locomotor y sus partes blandas: enfermedades de los tendones, la bursitis, miopatías y miositis, enfermedades del tejido conectivo… Las enfermedades reumáticas tienen una gran prevalencia, y se calcula que afectan a una de cada cinco personas, las más frecuentes son la artrosis, la artritis reumatoide, la gota, la osteoporosis y el reumatismo en partes blandas.

La artritis reumatoide es una enfermedad articular inflamatoria crónica que afecta en especial a manos, muñecas, rodillas y pies. La manifestación más frecuente de la artritis reumatoide establecida es el dolor de las articulaciones afectadas, que se agrava con el movimiento.

Es habitual la rigidez generalizada, tras periodos de inactividad. Normalmente, las articulaciones presentan inflamación, calentamiento y limitación de los movimientos, siendo más destacado en las articulaciones de gran tamaño, como la rodilla y pequeñas articulaciones de manos, con deformidad articular a medida que progresa la enfermedad.

Para aliviar el dolor se recomienda utilizar baños tibios, masajes y ejercicios de estiramiento con la mayor frecuencia posible

Dr. Santiago Solsona Espín, del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología LENOX-Corachan

¿Se cura el dolor?

“Hay casos en los que no resulta posible eliminar por completo la molestia del dolor, pero lo que sí se puede hacer es llevar a cabo determinadas acciones que ayuden a reducirlo”, precisa el Dr. Solsona. Y explica que “cuando el dolor articular no es ocasionado por artritis, tanto el reposo como el ejercicio son importantes”.

También recomienda “utilizar baños tibios, masajes y ejercicios de estiramiento con la mayor frecuencia posible”.

El tratamiento del dolor articular debe ir dirigido a tratar el trastorno que causa dicho dolor. Por lo general sus síntomas pueden aliviarse antes o después de conocer el diagnóstico definitivo, los tratamientos más habituales suelen ser antiinflamatorios, inyecciones intraarticulares de corticoesteroides y anestésico local, antibióticos y drenaje quirúrgico en caso de infección y complementar con fisioterapia o rehabilitación.

Los tratamientos biológicos y regenerativos con infiltraciones intraarticulares de plasma rico en plaquetas (PRP), células madre y concentrados de células mononucleadas (monocitos) está especialmente indicado en pacientes con artrosis, ya que consigue disminuir el dolor y otros síntomas comunes de esta enfermedad reumática.

En ocasiones, la inmovilización de la articulación con férula o cabestrillo puede aliviar el dolor. La aplicación de calor y frío sirven también para ayudar el dolor causado por inflamación (calor en patología inflamatoria/reumática/artrosis y frío en patología traumática/mecánica).

Cómo prevenir el dolor

La mejor manera de prevenir el dolor articular es mediante la práctica de ejercicio físico moderado de forma regular, puesto que ello fortalece la movilidad articular a la vez que fortalecemos nuestra musculatura. Cuando antes empecemos y seamos constantes, mejor, sin límite en la edad, pero siempre adaptaremos la actividad a la condición física funcional y edad cronológica de cada persona.

Mantener una dieta equilibrada, con una correcta ingesta de calcio fortalecerá los huesos. Es aconsejable evitar hábitos como el consumo excesivo de alcohol o el tabaco, el sedentarismo y el sobrepeso.

La prevención de los dolores de las articulaciones -según el especialista de Corachan- “tiene que ir dirigida a ralentizar al máximo el proceso de degeneración del cartílago, aumentando la lubricación de las articulaciones, y reduciendo la inflamación y el dolor”.

Es conveniente tomar suplementos alimenticios al menos de uno a tres meses para empezar a notar sus beneficios. Los efectos beneficiosos duran mientras se tome el suplemento diariamente

Dr. Santiago Solsona Espín, del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología LENOX-Corachan

Podemos encontrar diferentes productos que pueden ayudarnos a mejorar estos síntomas, como suplementos dietéticos o alimenticios como los colágenos, el silicio, la glucosamina o el condroitin sulfato. El Dr. Santiago Solsona puntualiza que “los suplementos alimenticios con colágeno ayudan a reducir el dolor, a la vez que tienen otros efectos beneficiosos como regeneración tisular del cartílago, hueso y tendones y la mejora de la movilidad articular. También ayudan a evitar y prevenir lesiones deportivas y a recuperarnos antes de ellas y disminuyen el dolor de articulaciones en personas de avanzada edad”.

Los suplementos alimenticios con colágeno están especialmente indicados para personas con dolor originado por desgaste, envejecimiento o traumatismo, deportistas, personas con sobrepeso y mujeres y hombres a partir de los 35 años.

Tal como apunta el Dr. Santiago Solsona, “es conveniente tomar estos suplementos al menos de uno a tres meses para empezar a notar sus beneficios. Los efectos beneficiosos duran mientras se tome el suplemento diariamente. Podemos asociar a estos suplementos cúrcuma como antiinflamatorio natural y harpagocito como antioxidante, así como manteniendo una actividad física moderada y de forma regular”.

El papel de la inflamación o sinovitis en los dolores articulares ha supuesto un aumento de la investigación destinada a identificar nuevas dianas farmacológicas relacionadas con este proceso, para tratar de reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas. Puede tratarse de controladores de los síntomas o modificadores de la enfermedad, para ralentizar el avance del deterioro articular, así como reducir la inflamación.