Las Reales Cofradías Fusionadas están dispuestas a marcar el ritmo de las salidas procesionales en esta vuelta a la normalidad tras la pandemia. Y lo quiere hacer con dos procesiones para octubre y noviembre y que ya han recibido la autorización del Obispado de Málaga. Eso sí, siempre condicionadas estas salidas a conseguir el permiso de las autoridades sanitarias, en función de cómo se encuentre la situación en cada momento. Los permisos, tramitados tras el decreto del Obispado sobre el retorno de los actos de culto externo, del pasado 15 de septiembre, han llegado este martes a la hermandad, que cuenta con permiso para el rosario de la aurora de María Santísima de Lágrimas y Favores por el entorno de la feligresía de San Juan Bautista, que se celebrará el 3 de octubre a las 7.00 horas. De esta forma se recupera uno de los rosarios de la aurora más populares de la ciudad. Además, el hecho de que sea a primera hora y con un formato pequeño ha ayudado a su autorización.

Ya para el 20 de noviembre le tocará el turno a Jesús de Azotes y Columna, que realizará una procesión extraordinaria con motivo del 225 aniversario de su bendición. Esta petición extraordinaria fue aprobada por el vicario general y ahora recibe el visto bueno de la Delegación de Cofradías y Hermandades.

Las Reales Cofradías Fusionadas comienzan ahora la ronda de consulta con el resto de administraciones para afinar en el formato y recorrido que se le permitirá a ambas salidas procesionales, en función de cómo esté la evolución de la pandemia.