La Banda Sinfónica Virgen de la Trinidad será la encargada el próximo Jueves Santo de acompañar al Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso. La archicofradía de la Esperanza y la formación trinitaria han firmado este viernes el contrato que les unirá durante el próximo año 2023, aunque en el ánimo de ambas partes estaría la opción de prolongar este vínculo durante más Semanas Santas. 

La hermandad y la banda han hecho público el compromiso este viernes con la publicación, en primera instancia, de un vídeo. "Sobre alfombra de rosas y claveles, camina con vaivén blando y sereno", utilizando los primeros versos del célebre soneto de Joaquín Díaz Serrano y que se recita en la plaza de la Constitución en el momento de que la imagen imparta su bendición.

La de la Trinidad sustituye a la banda de Miraflores y Gibraljaire, que ha salido con el Nazareno los años 2019 y 2022, después que la de Santa Cecilia de Sorbas lo hiciera durante más de una década. La archicofradía se encargaba de anunciar minutos antes de hacer público su compromiso con la Trinidad su decisión de no renovar con Miraflores, a la que agradece "el trabajo, el esfuerzo y la dedicación en estos años".

La Trinidad, por su parte, ha salido el último año con la Virgen de los Dolores, de la hermandad del Nazareno de Almogía. El pasado 11 de octubre, la banda anunciaba en sus canales oficiales de comunicación que había llegado a un acuerdo con esta corporación para disolver el contrato, por lo que había quedado libre para poder negociar con la Esperanza.

La Trinidad Sinfónica acompañará al Nazareno del Paso el próximo Jueves Santo de 2023

La Trinidad Sinfónica acompañará al Nazareno del Paso el próximo Jueves Santo de 2023 Banda de la Trinidad

"Ir detrás del Nazareno del Paso comporta una enorme responsabilidad que la banda afronta con una ilusión y unas ganas tremendas, con el objetivo de que este próximo Jueves Santo sea inolvidable", señala Alejandro González, presidente de la banda. Con este contrato, la formación se reivindica en el panorama cofrade musical y le permitirá seguir indagando en un estilo propio, clásico, que la banda lleva buscando prácticamente desde su nacimiento en 2006. "Es un paso muy importante", reconoce González, quien añade que este acompañamiento incide en el objetivo de la banda de "seguir mejorando y creciendo".

La Esperanza, por su parte, conserva inalterable su apuesta por mantener el género de banda de plantilla completa detrás de su titular cristífero.