El año que dejamos atrás ha quedado marcado para siempre en la historia por la invasión de Ucrania y la escalada sin precedentes de los precios de los alimentos básicos: a lo largo de los doce meses de 2022 hemos visto cómo la inflación subía los precios de la cesta básica de la compra hasta poner en serios apuros a varias familias que han conseguido superar el año gracias a las ayudas del Gobierno y a los malabares domésticos para llegar a fin de mes.

Entre las ayudas aprobadas por el ejecutivo para combatir los efectos de la inflación en las economías domésticas ha estado una rebaja fiscal a una lista concreta de productos básicos: los artículos señalados en el real decreto, han bajado su IVA al 0% y otros como el aceite o la pasta han experimentado una reducción significativa.

Con este cambio, que supone un pequeño empujón para los bolsillos de las familias, muchos se preguntan dónde se puede comprar la leche, el aceite o la pasa más barata. Aunque los precios pueden variar diariamente, una simple comparativa entre los principales supermercados y sus marcas blancas de productos básicos puede ayudarnos a tener una idea sobre cuál es el sitio donde podemos adquirir el aceite de oliva virgen extra, el aceite de girasol u otros productos a un precio más bajo.