Todas las vías

09.04.2016 | 01:57

Si la pantomima política decide al final convertirse en otra cosa será por la vía del 161, no por la del 130 ni la del 199 como plantea el PSOE en su empeño de poner el mayor número de huevos en una cesta. Antonio Hernando, en cambio, dice que las dos primeras están descartadas y, a la vez, sostiene que el acuerdo con Podemos y Ciudadanos es posible, cuando estos dos últimos partidos lo niegan cada vez que tienen oportunidad y también cuando no la tienen. Para el común de los mortales resulta algo necio estar hablando de estas cosas a estas alturas. El asunto puede parecernos incluso increíble extrapolado a otras democracias vecinas y, sin embargo, nuestros políticos, alejados de los ciudadanos posiblemente más que nunca, han llegado a la conclusión de que sonrojarse no sirve de nada y que es preferible tomarse a broma lo que representan, fingiendo, además, que tensan la cuerda y agotan las posibilidades remotas de un gobierno por el bien de España. Ellos no tienen prisa nosotros tampoco, señores. La famosa vía del 161 es por la que circularía el acuerdo de los socialistas con Podemos. Transitarla requeriría la complicidad de los separatistas, algo que se veía imposible y ya no tanto. A Pedro Sánchez le encaja, le van bien todos los trajes, él asegura que hay que evitar otras elecciones, algo que se traduce simplemente en llegar a la Moncloa de cualquier manera y de la mano de quien sea. Preferiría, eso sí, como ha expresado Hernando, un acuerdo tripartito con Albert Rivera que no parece pueda producirse. No se ve siquiera como una contingencia. Apoyar un tripartito tanto como ponerse de perfil para propiciarlo sería posiblemente la tumba política de Ciudadanos. En líneas generales, certificar un auténtico despropósito. De modo que si Rivera se desengancha, harto de incongruencia, fluirá la vía «descartada» por Hernando. Todavía hay tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine