El palique

Las dietas

Antes de hacer régimen conviene consultar a un especialista. En ocio. Para ver cómo no pensamos en chuletones

18.07.2017 | 00:16
Las dietas

Haga dieta pero no haga el tonto. Consulte a un especialista. No necesariamente en dietas. Un especialista en ocio, por ejemplo, que le recomiende qué hacer para no pensar en chuletones, chistorras, patatas fritas, donuts de chocolate o bocadillos de tortilla de patatas con mayonesa. Haga dieta pero piense que el cerebro no adelgaza. Tendrá menos kilos pero los mismos problemas. A lo mejor gana un novio o novia, pero sea honrado, un honrada, y dígale que puede que vuelva a engordar. O, mejor, no se lo diga. Disfrute. O, pensándolo mejor, que disfrute él o ella de su cuerpo delgado y esbelto que tal vez, ya sin dieta, sea pronto otra vez fofo. Haga dieta. Coma puerros. Ingiera lechuga. Almuerce desnatados, cene ligero. No beba alcohol. Si no tiene voluntad para suprimir la cerveza suprima al que se la prohíbe. O, al menos, no la acompañe de frutos secos. Acompáñela de un novio o novia. Beber cerveza no es beberse tres litros. A veces queda uno la mar de fresquito con un sólo litro. Si consigue eructar, la siesta será después más placentera y ligera. El vientre hinchado siempre es un estorbo. Salvo que sea por embarazo. Si es por embarazo, el estorbo puede ser la situación dentro de dos décadas. Es decir, un ni-ni sentado en el sofá esperando la sopa boba mientras ve por la tele personas que corren tras un balón y mira fotos de gente en Instagram que parece que han nacido así pero que en realidad están tan buenorros porque pasan mucha hambre. Como la gallina Turuleta, aquella de los payasos. La de las patas de alambre.

Haga dieta. O no la haga, total, con lo gordo que estamos entre que nos ponemos y perdemos algo nos da septiembre. Septiembre es un gran mes. Eso dicen los que en la oficina no pueden irse en julio o agosto. No hay dinero para viajar pero es un consuelo saber que los viajes son más baratos. En septiembre. Los días son más cortos y a veces ni siquiera hace día de playa, pero decimos que se está mejor en la playa en septiembre. Me está saliendo un artículo contra septiembre cuando en realidad, septiembre es mi mes favorito (pues no se nota, macho) y para colmo esto es un artículo sobre las dietas, no sobre los meses. Si los meses hicieran dietas tendrían 28 días. O 25. Y no 30 ó 31. El mes de 31 es un mes gordo y largo, inabarcable a veces. Sobre todo si se tiene un sueldo pensado para meses que duran 15 días. Haga dieta pero no haga el tonto, la vida es corta y no gorda, no la adelgace. Sea omnívoro, o sea, cómase la vida con todos sus complementos. Haga la compra con el estómago lleno. Salvo si está a dieta, que lo tendrá vacío. Como el bolsillo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Opinión

JUANMA RODRÍGUEZ

Sin botes no hay paraíso

En poco más de dos años, Málaga se llenará de carteles para conmemorar la elección como Ciudad...

 
 

JOAQUÍN RÁBAGO

De elecciones y manipulaciones

En la época tanto de indefinición como de confusión ideológica que...

 
 

GERARDO PÉREZ SÁNCHEZ

La política como problema, la política como solución

Uno de los principales problemas de nuestro modelo democrático...

 
 

Cartas al director

El silencio de los corderosMi solidaridad y cariño con todos los catalanes y...

 
 

ALBERT CANO

El impacto de Amazon

La noticia se conoció el pasado día 19: la compañía juguetera estadounidense Toys R Us firmaba...

 
 

JORGE DEZCÁLLAR*

Merkel, cuatro años más

Lo que se anuncia en Cataluña no debe hacernos olvidar que aún hay votaciones que...

 
 
Crea tu propio Blog
Enlaces recomendados: Premios Cine