Blog 
Pequeñas cosas cotidianas
RSS - Blog de Carmen Donate González

El autor

Blog Pequeñas cosas cotidianas - Carmen Donate González

Carmen Donate González

Soy ama de casa de mediana edad, una especie en peligro de extinción.

Sobre este blog de Málaga

Reflexiones sobre las pequeñas cosas que me llaman la atención a lo largo del día.


Archivo

  • 27
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     

    Guerrilla urbana.

       Quisiera tener el ímpetu de esas figuras arcanas, que imprecaban a los dioses y a las fuerzas de la naturaleza, que resonara el grito atávico, ancestral, de la tierra defendiendo la vida que acoge,  para maldecir a aquellos que  laboran, que persiguen acabar con sus frutos.

      Invocar a todos los elementos, capitanear la cruzada contra todos esos que envenenan la mente de nuestros jóvenes, que les hacen creer que la vida se asemeja a un videojuego o a un juego de rol, en el que todo vale, cuando les enseñan que prima la fuerza sobre la razón y los entrenan para ello, idiotizándolos. Los hacen creerse dioses, invulnerables, amparados en el uso de la violencia, ejercida siempre en compañía, en manada, para dejar que se estrellen de forma brusca contra la realidad, a veces con consecuencias irremediables, con las que cargaran de por vida.

      Y son siempre jóvenes, muy jóvenes los que se  estampanan, los que descubren que jugar a la guerrilla urbana no es tal como les habían contado, que no es  exactamente un juego y tiene efectos muy graves. Siempre los jóvenes, nunca los que los entrenan, los que los forman, los que les ofrecen el lugar de reunión, la carne  a pisotear siempre la del  chaval.

       Quisiera  no ser tan civilizada, saber maldecir a esos canallas que nos roban el sosiego al ver corromper las mentes de nuestros hijos, deseándole todos los males del universo. Paralizarlos con ese grito de la vida. Curioso, se intuye, normalmente con bastante acierto, dónde se ubican muchos de estos grupos, repartidos por toda la geografía del país. Pero por encima de todo, maldeciría muy a gusto a los que conociéndolo, atendiendo a diversos intereses, lo consienten

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook