01 de diciembre de 2018
01.12.2018
Exposición

Los pósters de Roy Lichtenstein

Una muestra en la Fundación Canal de Isabel II de Madrid recorre el trabajo de Lichtenstein a través de sus carteles

01.12.2018 | 15:44
Los pósters de Roy Lichtenstein

Las propuestas del creador neoyorquino se inspiran en los cómics, la publicidad y las revistas ilustradas de los años cincuenta y sesenta - Los puntos regulares que imitan a los cómics, una de sus principales señas

Aunque tuvo sus orígenes en Europa en la obra de artistas como Richard Hamilton y Eduardo Paolozzi, en uno de cuyos cuadros apareció por primera vez la palabra pop, el Pop Art tuvo su desarrollo más espectacular en los Estados Unidos como reacción al expresionismo abstracto, desde donde se expandió a todo el mundo. Artistas como Andy Warhol, James Rosenquist, Claes Oldenburg, Tom Wesselmann y Roy Lichstenstein crearon un universo icónico cuyas propuestas se centraban en los medios de comunicación, la cultura de masas, la publicidad y el consumo. De Lichtenstein (Nueva York, 1923- 1997) se expone en Madrid una colección de sus carteles más representativos. La novedad de esta exposición está en la clasificación de sus obras en seis apartados temáticos según la finalidad para la que fueron creadas.

La formación de Lichtenstein en el mundo editorial como diseñador le facilitó la labor de elaborar carteles publicitarios inspirados en los cómics, la publicidad y las revistas ilustradas de los años cincuenta y sesenta. Una de sus originalidades fue la introducción de cuadrículas formadas por puntos regulares que imitan la estética de los cómics y de las tiras ilustradas de los periódicos, los famosos puntos benday, una de sus señas de identidad. Comienza su carrera en el Pop Art con series dedicadas a mujeres jóvenes, rubias, idealizadas, convertidas en sex symbols, para pasar a los temas para adultos y a las historietas bélicas. Algunas de las famosas chicas de Lichtenstein, como Crying Girl (Chica llorando), se convirtieron en verdaderos iconos del Pop Art. Entre sus imágenes bélicas destacan Crak!, Whaam!, de su serie Explosiones, y Cuando abrí fuego (Lichtenstein participó en la II Guerra Mundial en Francia y Bélgica). A raíz de su relación con el galerista Leo Castelli, representante también de Jasper Johns, Rauschenberg, Oldenburg y Warhol, la obra de Lichtenstein traspasó las fronteras de los Estados Unidos y se convirtió en una de las más apreciadas en todo el mundo.

La exposición

El recorrido de la muestra comienza con los carteles que Lichtenstein creó exclusivamente para las exposiciones sobre su obra que organizaban museos como el Guggenheim de Nueva York, la Tate Gallery de Londres o el Moderna Museet de Estocolmo durante los años sesenta, setenta y ochenta. Art about Art, As I Opened Fire Poster son muestras importantes de esta sección. Lichtenstein adaptaba sus obras para estas exposiciones según el objetivo para el que se configuraban.

De similares características es la sección que recoge los carteles que Lichtenstein creó para publicitar exposiciones propias y ajenas en galerías de arte como la Beyeler de Basilea, la Ace Gallery de Los Ángeles y sobre todo para las de la galería de Leo Castelli.

A principios de los sesenta los comics fueron la principal inspiración de los carteles de Lichtenstein. Utiliza los personajes populares de las tiras, como Mickey Mouse y Tin Tin, y los convierte en protagonistas de sus obras. A veces satiriza la pintura abstracta en series como Brushtroke (Brochazo) y otras rinde homenaje otras obras de arte como en Red Horseman Poster, donde evoca la obra del futurista italiano Carlo Carrà. Relacionados con los personajes de sus Girls, en los desnudos femeninos de Nudes presenta a mujeres jóvenes individuales o en grupo, utilizando una estética idealizada y muy pudorosa. En esta sección se pueden ver algunas obras de su serie Pinturas imperfectas y el cartel de la muestra itinerante 11Por Artists de 1966, inspirado en el comic para adultos, en el que se recoge un puñetazo presidido por la onomatopeya Pow!, como se hace en los dibujos de las historietas.

Pero también los museos dedicaban a Lichtenstein homenajes a través de carteles que anuncian exposiciones en cuya elaboración también participa a veces el artista. Instituciones como The Smithsonian de Washington y museos como el MoMA de Nueva York solicitaron que Lichtenstein pintara para ellos algunos de los carteles que anunciaban grandes exposiciones, entre ellas algunas suyas. En estos carteles hace referencia a movimientos artísticos anteriores como el Art déco o a pintores como Matisse.

Un de los apartados más sugerentes de esta exposición es el de los carteles dedicados a aquellas causas políticas y sociales que contaban con la simpatía de Lichtenstein, a veces solicitadas por los organizadores de movilizaciones a favor de estas causas como Amnistía Internacional o Unicef, y otras por iniciativa del propio Lichtentein. Aquí se pueden ver mensajes antirracistas (Against Apartheid), ecologistas (Save Our Planet, Save Our Water), contra el hambre en el mundo (Care Poster) y de apoyo a candidatos del Partido Demócrata (Dukakis!). O su visión de lo que debiera ser el despacho oval del Capitolio en A New Generation of Leadership. Los carteles se vendían para recaudar fondos para estas causas.

La exposición termina con el apartado dedicado a los carteles que Lichtenstein elaboró sobre acontecimientos culturales y deportivos, anunciando eventos y celebraciones relacionadas con el mundo de la cultura. Una de las series de más éxito de Lichtenstein fueron las Modern Paintings, inspiradas en el Art déco de los años veinte, como el póster que anuncia el IV Festival del Lincoln Center de 1966, en el que evoca las películas americanas de los años treinta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Globos de Oro 2019

Globos de Oro 2019

Conoce los nominados a los globos de Oro, las imágenes de la alfombra roja en directo y novedades de la gala

 

DIARIO En un magnífico y sencillo trabajo, Ediciones Encuentros publica 'Diario de Oración', de Flannery O'Connor, inédito en España, sin duda su libro más explícitamente católico


Joaquín Berges: fantasmas del Somme | Antonio Manuel: el nombre exacto de las cosas | Purificación García Díaz: Voces femeninas en segundo plano | Care Santos: reina en ruina | Luce D'eramo: memorias de una joven fascista