29 de enero de 2019
29.01.2019
La Opinión de Málaga
Entrevista a Santiago Posteguillo

"Mi idea es siempre llegar al máximo de lectores posible"

Si Santiago Posteguillo (Valencia, 1967) viviera en EEUU sus libros serían convertidos en series televisivas. Con 'Yo, Julia' descubre a uno de los personajes olvidados de la historia de Roma

29.01.2019 | 05:00
El escritor, en una imagen de archivo.

Presenta el libro mañana y pasado en Fnac Marbella y Málaga respectivamente

Yo, Julia ya va por la tercera edición y bastantes semanas cómo el libro más vendido.
Va como un cañón.

¿Lo esperado?
Voy creciendo en lectores y pensaba que Yo, Julia no debería perder lectores, pues mantengo la misma escenografía, periodo y estilo literario.

Con un personaje femenino.
Me interesaba ese personaje y era coherente. Escipión, vivía a la sombra de Aníbal; Trajano tristemente olvidado por español y homosexual; y Julia olvidada por mujer. Pensaba que si me presentaba al Planeta tenía que cruzar alguna frontera en una novela de un género muy concreto.

¿Sabe cuál es el primer libro de la lista de no ficción?
¿Ahora?

Mi historia, de Michelle Obama.
Me preguntan quién seria Julia hoy día, y lo de Michelle Obama no lo había pensado, pero pongo el ejemplo de la nueva congresista de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, la más joven en la historia de Estados Unidos. Podría ser, pero nos falta la perspectiva.

De mujeres y historia va Yo, Julia. Más de 700 trepidantes páginas de un pasaje de la historia de Roma no muy conocido.
Tengo la habilidad de buscar esos periodos no tan conocidos, que si se relatan con amenidad pueden resultar apasionantes. Porque si en cinco años hay cinco emperadores diferentes, da una idea de la intensidad del momento. Me gusta ir descubriendo cosas.

Por cierto, se agradece la guía de personajes que hay al principio de la novela.
Soy muy de Agatha Christie que lo ponía siempre, con otro fin, ya que en vez de lista de personajes, debería haber puesto lista de sospechosos.

Hubo trilogía de Africanus y de Trajano. ¿Habrá también de Julia Domna?
No tengo eso en mente. Con Africanus hice solo la primera novela a ver que pasaba. Funcionó e hice la trilogía. Julia está funcionando, hay un guiño a Yo, Claudio. La historia de Claudio son dos novelas, si quiero hacer el paralelismo completo.

Entonces serán dos novelas, en vez de tres...
Tengo mucho más material de Julia, pero no puedo presentarme al Premio Planeta con 1.400 páginas. Me parecía que tenía una coherencia interna temática.

¿Escribió más de 1.400 páginas?
No, pero calculo que si me pongo, me saldrán otras 700.

Retrata a Julia Domna como una mujer inteligente, ¿pero hubiera llegado al poder sin ser la mujer de Septimio Severo y sin la ayuda de su mentor, el médico Galeno y el narrador de la novela.
Le daría la vuelta. Septimio Severo no hubiera llegado a emperador. Por todo lo que he leído, Severo era razonablemente prudente y no se habría metido en esta disputa. Es ella la que se mueve y sale de Roma.

La narración arranca con el intento de huida de Julia de uno de los grandes incendios de Roma y la condena de Cómodo al descubrirla.
Ella quiere decirle a su marido que no tenga la coacción que ella y sus hijos están en manos de Cómodo.

El asesinato de Cómodo abre un tiempo nuevo.
Ahí se dispara todo.

¿En el siglo I las mujeres tenían tanta influencia?
Vamos a ver... Un hombre de unos 44 años, enamorado de un chica de 23 guapísima, que en la cama le está pidiendo sistemáticamente una cosa. ¿Qué pasa? Qué se la da. Teniendo en cuenta que ella era muy ambiciosa y que él estaba profundamente enamorado... Por eso pongo ese personaje Claudio Pompeyano, que renuncia tres veces a ser emperador.

También tuvo suerte con el corto reinado de Pértinax .
Hay golpes de suerte, pero es eso que la suerte te pille trabajando en tu objetivo.

¿Quien aguanta gana?
Eso se ha visto muchas veces, tanto en política actual, como antigua.

¿Por qué interesan tanto las historias de romanos?
Por dos cosas. Desde el punto de vista histórico porque sigo pensando que explica mucho quienes somos hoy.

Siempre lo dice.
Ahora tenemos un problema con la Unión Europea que se nos está resquebrajando. Una unidad administrativa que ya existió, y que mantuvieron cien años. No debemos copiar sus errores, pero había que ver como estuvieron mil años, y a nosotros con 60 años se nos va de las manos.

Le veo muy paneuropeísta.
Totalmente.

¿La segunda cosa?
La novelística. Dramáticamente puedes tener carreras de cuadrigas, fieras en el circo, gladiadores, todo tipo de traiciones, deslealtades, estrangulamientos, la lucha por el poder y puedes meter todo el sexo que quieras.

Como en la época medieval y no le ha dado por el siglo XV.
Porque todo es en unidades administrativas más pequeñas. Pero la macrounidad romana me impresiona mucho. Que desde Caledonia hasta Siria, desde el Rin y el Danubio hasta el norte de África funcionaría esa maquinaria es algo muy sorprendente. Con un ejército de 33 legiones, 300.000 soldados. Todo eso se fragmenta y no se reconstruye en mucho tiempo. La gente admira lo grande y complejo que funciona.

¿Cuándo entró Julia en su vida?
Cuando entrego La legión perdida de Trajano busco un personaje femenino.

Muy astuto, porque sabe que las mujeres leen más.
Eso es cierto.

Un género de moda, la novela histórica y personaje femenino, best-seller seguro.
Si se hace bien. Son elementos que están en mi consideración, porque sigo con la idea que como novelista quiero llegar a más lectores.

¿Cuánto tiempo ha estado con Julia?
Tres años.

Yo, Julia es un claro homenaje a Yo, Claudio, el libro de Robert Graves, que muchos leímos después de ver la serie televisiva.
La serie sigue impactando a mis alumnos cuando la pongo en clase. Leemos unos capítulos de Yo, Claudio y luego vemos unos capítulos. Tras decirles que se olviden de Gladiator.

La escritura de Posteguillo es muy visual.
Sí, en las batallas se nota especialmente que es plano contra plano. Pienso en mis novelas como películas.

Si viviera en Estados Unidos sería un guionista de renombre.
Es muy probable.

Ganaría más dinero.
Y si escribiera en inglés, también.

¿Está intentando hacer una serie de sus trilogías?
Es muy complejo.

¿Le gustaría?
De cualquiera de las trilogías, o de Yo, Julia. Todo está muy pensado literariamente, porque hoy en día literatura y cine van muy de la mano.

¿Qué actriz sería una Julia perfecta?
Úrsula Corberó y la Julia madura, Aitana Sánchez-Gijón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook