La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades ha recibido un total de 53.796 solicitudes de pymes andaluzas para las ayudas de 3.000 euros dirigidas al pequeño comercio, la artesanía y establecimientos de restauración. Málaga reúne un total de 10.400 peticiones (5.020 de comercio y artesanía y 5.380 de hostelería), lo que la convierte en la segunda con más solicitudes de la comunidad tras Sevilla, que acumula 11.825.

El plazo se abrió el pasado 7 de abril y se cerró ayer, 6 de mayo, con 28.711 solicitudes correspondientes al pequeño comercio y la artesanía y 25.085 peticiones procedentes de la hostelería.

La previsión de la Junta es comenzar a abonar este mismo mes de mayo los incentivos a medida que se vayan resolviendo y el pago será del 100% de la cuantía.

Se han aplicado medidas encaminadas a agilizar y simplificar tanto el proceso de solicitud como el de tramitación, con el fin de que todo el procedimiento se pueda resolver en tiempo récord y los destinatarios reciban lo antes posible estos recursos públicos, financiados con Fondos Feder.

Para ello, a los interesados tan solo se les ha exigido rellenar el formulario y presentarlo telemáticamente, de forma que para la acreditación de los requisitos que exige la normativa europea en la gestión de sus fondos se está utilizando por primera vez la tecnología RPA (siglas en inglés de Robotic Process Automation) mediante el cruce de bases de datos.

Estas subvenciones suman 132,4 millones, de los que al comercio minorista y al sector de la artesanía se les asigna una cuantía de 79,2 millones, mientras que la hostelería andaluza cuenta con 53,2 millones. En las dos modalidades se concederán 3.000 euros por solicitud en régimen de concurrencia no competitiva, es decir por orden de presentación de la solicitud hasta el agotamiento del crédito asignado. En el caso de haber sido beneficiario de la ayuda de 1.000 euros procedente de la Consejería de Empleo, la cuantía a percibir sería de 2.000 euros.

Para optar a estos incentivos se ha eliminado la incompatibilidad con los concedidos por el Gobierno central por cese de actividad y con las ayudas de 1.000 euros a autónomos para mantener su actividad otorgadas por la Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo. Con esta decisión, se logra que el apoyo llegue a más pymes.

Robots para agilizar procesos

Con el fin de agilizar la tramitación y la resolución de las ayudas, la Consejería ha reforzado estas labores con 19 nuevos interinos y con la puesta en marcha de un sistema robotizado basado en la tecnología RPA, que permite la consulta de información y la lectura documental a través de procesos automatizados. Con un presupuesto de 78.650 euros, se han contratado 35 robots para afrontara el elevado volumen de solicitudes recibidas. Las subvenciones tienen como finalidad dotar de liquidez a las pequeñas empresas y se destinarán a compensar los gastos realizados en el periodo comprendido entre el 14 de marzo de 2020 y el 14 de marzo de este año para adquirir materias primas y existencias, abonar alquileres, suministros (agua, electricidad, telefonía y gas) y gastos de personal.

Estas ayudas directas también se podrán emplear para pagar los servicios de limpieza, seguros, seguridad, mantenimiento y reparación de vehículos relacionados con la actividad o para sufragar medidas protectoras y equipamiento necesario para hacer frente a la Covid-19 (mamparas, equipos de protección o test).