El 22 de abril, la vacuna monodosis de Janssen, desarrollada por la farmacéutica Johnson & Johnson empezó a administrar en Andalucía, después de que este preparado obtuviese el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) el 11 de marzo.

Las primeras remesas de esta vacuna se destinaron a la población con entre 70 y 79 años, aunque después también se emplearon para completar la vacunación en mayores de 60 años y en edades inferiores, como los ciudadanos de 50 y 69 años, a medida que aumentaba el ritmo de vacunación. Recientemente, la Comisión de Salud Pública autorizó la semana pasada su inoculación en personas de 40 y 49 años.

Además, al ser una vacuna monodosis, que solo requiere un pinchazo, se trata de una fórmula muy efectiva desde el punto de vista logístico para cubrir a ciertos sectores poblaciones difíciles de encontrar y llevar un seguimiento, y que requieren obtener una rápida protección contra la Covid-19 por motivos de Salud Pública. Esos supuestos son:

  • Reclusos y personal de instituciones penitenciarias.
  • Estibadores y prácticos.
  • Personas sin hogar.
  • Colectivos vulnerables desde el punto de vista social, económico y/o laboral, como personas sin hogar, trabajadores agrícolas temporales desplazados e inmigrantes sin regularización de la situación administrativa.
  • Personas difíciles de captar para la vacunación (trabajadores del mar que realizan pesca de altura en campañas de larga duración y población en centros de internamiento o tutelados).
  • Cooperantes que se desplacen en misión a países de alto riesgo y personas que por razón de su actividad no se vayan a encontrar en España en las fechas de la 2ª dosis.

En todos los casos anteriores se les administrará Janssen siempre que tengan entre 18 y 79 años, ya que a partir de los 80 años se emplean vacunas de ARN mensajero, es decir, Pfizer o Moderna.

Por otro lado, también se está reservando para pacientes difíciles de vacunar, como son las personas dependientes -de 18 a 79 años- con difícil accesibilidad, autismo profundo o enfermedad mental con alto riesgo de agitación por su patología de base.

Según apunta la última estrategia de vacunación del Ministerio de Sanidad, tal y como ocurre con AstraZeneca, se desaconseja la administración de Janssen en personas con antecedentes de trombocitopenia inducida por heparina.

Conservación

Se trata de una vacuna de adenovirus -al igual que AstraZeneca- que puede conservarse durante tres meses a una temperatura de entre 2 y 8 grados, siempre que el vial -el recipiente del que se extraen las dosis- esté sin perforar.

En caso de que ya se haya atravesado el vial, tiene una duración de hasta 6 horas a esa misma temperatura, aunque se reduce a tan solo 3 horas sin se mantiene a temperatura ambiente, en torno a los 25 grados.

Eficacia

La eficacia de la vacuna como prevención frente al Sars-Cov-2, según el Ministerio de Sanidad, es del 76,7% a los 14 días de ponerse su únca dosis y del 85,4% cuando han pasado 28 días después del pinchazo.

Por edades, en 65 años o más se ha observado una eficacia del 82,4% , en 75 años o más la eficacia es del 100% y en 18 a 64 años del 64,2%.

Desde que arrancó la vacunación en Andalucía con este suero se han puesto 77.400 dosis en la comunidad autónoma, de las que 9.586 se han administrado en la provincia de Málaga. Hasta el momento, Janssen es el suero que menos se ha administrado en la provincia y en la comunidad autónoma, suponiendo solo en torno al 0,9% de todas las inyecciones puestas. Por el contrario, Pfizer, de la que se han puesto 785.952 dosis en Málaga, es la más abundante. El preparado de BioNTech supone el 74% de todas las dosis en la provincia.