14 de febrero de 2011
14.02.2011
La Opinión de Málaga
España:
Casos:
102.136
Fallecidos:
9.053
Recuperados:
22.647
Mundo:
Casos:
936.297
Fallecidos:
47.250
Recuperados:
194.585
Actualizado: 02-04-20 08:43h
Espacio comercial y cultural

Del Soho original al borrador

El proyecto del Ayuntamiento se aleja del de Soho Málaga y no incluye la peatonalización de la calle Tomás Heredia

13.02.2011 | 06:00
El soho será un centro comercial y cultural.

Apenas levanta una masa de papeles sobre el suelo, pero ya suscita desconcierto. El borrador para la conversión del ensanche de Heredia en un distrito cultural, presentado el pasado jueves por el Ayuntamiento de Málaga, ha sorprendido a muchos de sus promotores en sus planteamientos iniciales. Dicen que las propuestas no encajan con la demanda de los comerciantes y tampoco con el espíritu con el que se gestó la idea, surgida desde su embrión más elemental en ámbitos ajenos a la política y las administraciones.

La asociación cultural Soho Málaga, autora del documento que descubrió la iniciativa a las instituciones y al resto de la ciudad, no se reconoce en estos primeros pasos del proyecto. De un lado, porque no ha sido consultada y de otro, aún más relevante, por la naturaleza de las propuestas, que se alejan en muchos puntos de las elaboradas por el colectivo con el consenso de altos cargos de la Universidad de Málaga, empresarios y artistas. No es que el borrador se olvide las demandas originales, sino que las incorpora de un modo muy distinto al sentido con el que fueron alumbradas. Al menos, así lo cree Sergio García, presidente de la asociación. «Nosotros apostábamos por un eje norte-sur y éste apuesta por favorecer la circulación del este al oeste», señala.

La noción cartográfica sirve para enunciar la principal diferencia entre el proyecto del colectivo y el borrador del Ayuntamiento. El primero tenía fijadas buena parte de sus expectativas de transformación en la peatonalización de la calle Tomás Heredia. El objetivo era reemplazar el tráfico por una rambla salpimentada de flores que pusiera en comunicación el puerto con zonas nucleares del Centro como el mercado de Atarazanas. Una idea que aprovechaba las intenciones urbanísticas previstas para el barrio, que recogen claramente la suspensión de la circulación en la vía, y se postulaba en una manera de garantizar el tránsito de ciudadanos y cruceristas.

En principio, el borrador no se opone a la sugerencia, pero sí relativiza su importancia respecto a la intuición ciudadana. Asegura que los trabajos, en caso de realizarse, deberían esperar al desarrollo del metro, un extremo que García no ve necesario. «No es tanto una cuestión de desembolso como de intención. Se podría habilitar temporalmente durante los fines de semana o totalmente mientras llega la obra», indica.
El texto del Ayuntamiento, que servirá de documento base para las discusiones, plantea otras alternativas para suavizar el tráfico. La semipeatonalización de Casas de Campo y la supresión total de la circulación en Pinzón, dos arterias alejadas de la centralidad de Muelle de Heredia que no acaban de convencer a la asociación. «Concede menos visibilidad al barrio y obliga a un acto de fe, que la gente dé un rodeo desde la plaza de la Marina para llegar a CAC Málaga», explica.

La distribución de la movilidad no es lo único que separa la manera de entender el Soho de ambas perspectivas. García ve en el borrador «más continente que contenido» y rechaza el uso de una cartelería común en los comercios. «Lo que se trata es de potenciar la singularidad de los locales no de homogeneizarlos», razona.

Los dos textos coinciden en el aprovechamiento de los locales y edificios vacíos para actividades artísticas, aunque la idea presentada por el colectivo apuntaba ya en la línea de posibles gestiones, a través de acuerdos con las inmobiliarias y proyectos que implicaban al CAC Málaga y otros galerías de la zona. El más conocido, la utilización de los espacios como talles abiertos y expositivos para jóvenes artistas seleccionados previamente por los especialistas de los centros. García cree que el borrador se inclina más por un proyecto de barrio que de ciudad. La propuesta del colectivo integraba en la gestación a la UMA y a áreas como la Autoridad Portuaria, que valoró la sugerencia de buscar edificios de poca altura para el centro de negocios que se proyecta en el recinto a fin de no romper la estética.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook