21 de febrero de 2017
21.02.2017
Tribunales

La Audiencia se niega a otorgar la libertad condicional a Julián Muñoz

El exregidor marbellí disfruta ahora del tercer grado por su "grave e incurable" estado de salud

21.02.2017 | 13:50
El exregidor marbellí Julián Muñoz.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Málaga ha rechazado el incidente de nulidad interpuesto por la defensa del exregidor marbellí Julián Muñoz, contra el auto que le denegó el 30 de julio de 2016 tanto la suspensión de la ejecución de la pena impuesta como la libertad condicional.

El tribunal alega razones muy técnicas para denegarle el acceso al siguiente paso penitenciario, lo que ocurre es que Muñoz disfruta desde finales de marzo de 2016 del tercer grado penitenciario, que se le concedió por motivos humanitarios dada su maltrecha salud.

En los últimos meses, la imagen del exregidor es la misma siempre: muy delgado, tiene dificultad para escuchar lo que se dice de él en los diversos juicios a los que acude y se apoya torpemente en una muleta para andar, se cansa con frecuencia y acude al servicio mucho más que antes. La lucha de su abogado ya no es que disfrute del tercer grado que ahora tiene, muy atenuado, sino que sea libre sin tener que fichar en ninguna instancia judicial o penitenciaria.

El médico forense que hizo el informe en el que se basó este tribunal para darle al exregidor la libertad condicional fue contundente: «Siendo las que más destacan (las enfermedades) las consistentes en infartos lacunares, ictus, obstrucción arterioesclerótica de ambas caróticas, aneurisma en la aorta abdominal de 25 por 30 milímetros, mala ventilación de los lóbulos inferiores pulmonares...».

Este médico, incluso, le daba de uno a cinco años de vida, y aseguraba que se había convertido en «un discapacitado que requiere cuidados especiales y asistencia hospitalaria». Su estado, de hecho, no es terminal, pero sí grave e incurable.

En los meses anteriores a su acceso al tercer grado, sufrió varios amagos de infarto. No en vano, sólo en 2014 fue atendido en centros médicos ajenos a la cárcel 20 veces y, en un semestre de 2015, otras nueve. La Sala, cuando concedió el tercer grado, era consciente de que su decisión era controvertida dado que el mismo no había pagado tampoco la responsabilidad civil. En alguna ocasión ha ofrecido su pensión para hacerlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Opinión, en tu WhatsApp


Apúntate, es gratis

Toda la actualidad de Málaga, en tu móvil con nuestras alertas informativas por WhatsApp