La economía andaluza podría haber sufrido este pasado año una caída del Producto Interior Bruto (PIB) de entre el 11,7% en el escenario más favorable y del 12,2% en el menos favorable, según las estimaciones del último informe de Analistas Económicos de Andalucía, sociedad de estudios del Grupo Unicaja Banco, publicado este miércoles. Además, el empleo habría descendido entre un 4% y un 4,8% (situándose en torno a tres millones, lo que supone alrededor de 125.000 ocupados menos que en 2019), mientras que la tasa de paro en el promedio del año estaría entre el 23,3% y el 23,7%.

Las previsiones son ligeramente mejores a las de hace unos meses (donde se presagiaba un descenso del PIB de entre el 11,7% y el 13,9%) tras los datos del tercer trimestre, que mejoraron algo la situación. No obstante, habrá que esperar a las cifas del cuarto trimestre para conocer la situación definitiva del año.

En cuanto a 2021, se prevé un crecimiento del PIB comprendido entre el 4,1% y el 6,7%, según el escenario sea más o menos adverso, en tanto que el empleo podría aumentar en el promedio del año entre un 0,6% y un 2,0%. "Cabe recordar que la incertidumbre continúa siendo muy elevada, lo que condiciona la elaboración de proyecciones", han advertido. Por su parte, la tasa de paro se situaría en el 24,4%, aunque podría alcanzar el 25,4% en un escenario menos favorable.

Para el conjunto de 2020, el Banco de España apunta a nivel nacional a una caída del PIB comprendida entre el 10,7% y el 11,6%, seguida de una recuperación relativamente intensa en los dos años posteriores, con crecimientos estimados para 2021 entre el 4,2% y el 8,6%. Esta recuperación vendrá determinada, entre otros factores, por la evolución epidemiológica y el alcance del programa de recuperación europeo (NGEU).

Evolución reciente

El estudio de Analistas detalla que en el tercer trimestre de 2020, el PIB andaluz creció un 14,5%, recuperando algo más del 50% de la pérdida registrada en la primera mitad del año. En términos interanuales, el PIB ha registrado un descenso del 8,5% (del 19,8% en el segundo trimestre).

La demanda interna ha restado 7,6 puntos porcentuales al crecimiento, con un aumento trimestral del consumo privado superior al 20%. No obstante, en términos interanuales, el consumo de los hogares ha disminuido un 9,2%, y la inversión, un 15,6%. Por su parte, el saldo exterior ha contribuido negativamente, debido al mayor descenso de las exportaciones que de las importaciones (-20,4% y -16,5%, respectivamente).

Desde la perspectiva de la oferta, en el tercer trimestre de 2020 se produjo un crecimiento intertrimestral generalizado, con aumentos del Valor Añadido Bruto (VAB) superiores al 30% en las ramas de comercio, transporte, hostelería, y actividades artísticas y recreativas. No obstante, en términos interanuales, el valor añadido ha descendido en la mayor parte de las ramas productivas, a excepción de administración pública, actividades financieras y de seguros, y el sector agrario, según los datos publicados por el IECA.

En lo que se refiere al mercado de trabajo, según los últimos datos de la EPA, el empleo registró un mejor comportamiento en el tercer trimestre de 2020, recuperándose un tercio del empleo destruido en la primera mitad del año. El número de ocupados en Andalucía se situó en casi tres millones, con un aumento trimestral de 76.200. Hay que recordar que esta cifra de ocupados incluye a los afectados por ERTE con suspensión de empleo. La tasa de paro ha aumentado hasta el 23,8% (16,3% en España).

Sin embargo, en términos interanuales, el número de ocupados ha disminuido un 3,7% (un 3,5% en España), destacando el descenso en el número de asalariados con contrato temporal (un 15,7% menos). Por ramas de actividad, el descenso del empleo se debe, principalmente, a la disminución en el número de ocupados en los servicios de mercado, concentrando la rama de comercio, transporte y hostelería alrededor del 70% de la pérdida de empleo (99.000 ocupados menos).

Según el informe, las cifras de trabajadores afiliados a la Seguridad Social reflejan también la pérdida de empleo respecto al año 2019, aunque la afiliación viene creciendo desde abril. "La hostelería y las actividades artísticas y recreativas son las que muestran mayor descenso en términos interanuales, mientras que las actividades sanitarias, la educación, la agricultura o la construcción registraban ya en noviembre un número de trabajadores superiores al del mismo mes de 2019", explican.