La promotora Urbania impulsa el primer barrio inteligente y sostenible de Málaga capital, una barriada que se edificará en los terrenos de Sánchez Blanca, junto a Intelhorce, unos terrenos que tiene 66 hectáreas que acogerán, a su vez, casi 3.500 viviendas, 1.102 de ellas sociales, además de áreas comerciales, dotacionales y zonas verdes. En total, se estima que unos 8.000 vecinos residirán en esta zona.

Por cierto, este barrio se ha hecho teniendo en cuenta las opiniones de ciudadanos, sobre todo los pertenecientes a la llamada generación Z (los nacidos entre 1994 y 2010), ya que Urbania considera que los pertenecientes a esta generación son los más proclives a abrirse a los aspectos que rodean el concepto de smart city. De esta forma, los equipos de trabajo de la promotora y los jóvenes han consensuado múltiples iniciativas relativas al medio ambiente, las aplicaciones tecnológicas urbanas, la movilidad sostenible y la integración social. Las propuestas que acogerá este barrio, conocido como Distrito Zeta, irán desde las electrolineas a los hoteles para insectos, parques de mascotas, huertos urbanos y espacios de convivencia multigeneracional.

Otra imagen del Distrito Zeta. L.O.

El barrio ha sido hoy presentado en el Polo Digital por uno de los arquitectos de Urbania, Víctor Troyano, y la directora de Comunicación del proyecto, Cristina López. Ambos han indicado a la prensa que el barrio se levanta sobre cuatro líneas maestras: sostenibilidad, tecnología, movilidad y comunidad.

La mayor parte de la edificación residencial se concentrará en tipología plurifamiliar, con alturas que van desde baja más cuatro a baja más ocho plantas. En menor medida, está la tipología unifamiliar (vivienda adosada o aislada). El 30% de la edificabilidad residencial se destina a vivienda social. Este barrio se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Agenda 2030 y el concepto de smart city.

En total, a residencial se destinan 320.969 metros cuadrados (de los 662.190 metros cuadrados): 304.444 metros cuadrados, es decir, 3.306 viviendas (1.102 sociales), van a plurifamiliar y 16.524 metros cuadrados, 137 viviendas, a unifamiliar. Para comercial se destinan 23.370 metros cuadrados, a equipamientos (social, deportivo y educativo) 64.766 metros cuadrados, 73.646 metros cuadrados a zonas verdes y se prevé una población aproximada de 8.000 habitantes. Ya han comenzado las obras de urbanización (viales y suministros de todo tipo), una inversión que se estima entre 35 y 40 millones de euros. Finalizarán estas obras a finales del tercer trimestre de 2023. Las primeras viviendas se entregarán a finales de ese año o principios de 2024, porque el desarrollo del sector será por fases.

¿Qué hace atractivo el barrio? Se llegó a preguntar, incluso, a un grupo de diez niños malagueños por lo que debería tener la zona. En el epígrafe de comunidad, se habla de instalación de elementos de arte urbano y crear una comunidad artística en el sector, diseño de espacios urbanos de encuentro como plazas y graderíos, juegos de niños como un parchís gigante, ha dicho la directora de Comunicación; juegos ecológicos, instalación para prácticas de parkour, skate-park, rocódromos, espacios para deportes alternativos, una zona Zen ajardinada para el yoga o el pilates, y una red de parques para mascotas.

Bajo el pilar de movilidad, habrá 3,5 kilómetros de carriles bici, microespacios de estacionamiento para bicicletas, categorización de plazas de aparcamiento y reservas por horarios y usos, promoción de medios de entrega de paquetería mediante drones, sensores para detectar plazas de aparcamiento disponibles, etcétera (se impulsa una app para todo este tipo de funcionalidades).

Imagen de los diferentes usos que acogerá la zona, de 66 hectáreas. L.O.

En cuanto a la sostenibilidad, se proyecta una red de huertos urbanos de frutas, verduras y hortalizas, se reduce a la mitad el consumo hídrico de las zonas verdes proyectadas, los vecinos podrán apadrinar árboles, mediante placa con nombre y fecha, se van a instalar elementos de captación de energía renovable para su uso en el espacio urbano, un sistema de riego inteligente con sensores de detección de la humedad y control mediante aplicación móvil, impulso de un programa de reciclado y canje de puntos por uso de vehículos o transporte colectivo, mejora de las dimensiones de alcorques y espacios de infraestructura para especies arbóreas, drenaje sostenible, plantación de árboles que capten más CO2, mejora de puntos limpios y recogida de residuos sólidos urbanos, elementos de paisajismo aromático y mejora de la tierra vegetal.

El arquitecto Víctor Troyano ha llegado a decir que quieren que esta sea la zona con más estaciones de recarga para coches eléctricos de Málaga. Será, además, ha indicado Cristina López, "el primer barrio de Málaga con instalaciones 5G a través de fibra", vital para el teletrabajo y el ocio. O que tendrá un área para interactuar con objetos de realidad aumentada (por ejemplo, de la naturaleza Pokemon o Minecraft), entre 40 iniciativas.

Habrá, incluso, iniciativas para controlar la contaminación lumínica y no molestar a las aves, racionalizar su eficiencia, estaciones meteorológicas, señales de tráfico inteligentes, entre otras muchas.