Las altas temperaturas que se alcanzan en el verano malagueño inciden de una forma peligrosa en el asfalto y las aceras de las ciudades. De hecho, en la pasada jornada la provincia marcó las temperaturas máximas del país, llegando a los 38 grados. A pesar de que las almohadillas de las patas de los perros son duras, el calor puede provocar grietas, llagas y heridas en ellas. Muchas de las visitas a los veterinarios en los meses de verano son por esta razón, por lo que hay que prestar especial atención y seguir una serie de pautas para que esto no ocurra

Una buena higiene

“Lo primero que hay que hacer para que no salgan estas heridas en las almohadillas de tu mascota es que haya una buena higiene en esa zona, es decir, que no haya muchos pelos entre los pulpejos”, explica el veterinario Alonso Martínez Casas. Para ello, es aconsejable una limpieza profunda entre sus patas, con agua tibia y un champú específico para perros, tras cada salida, especialmente si cruzó varias superficies y fue muy activa. Se debe limpiar alrededor de los dedos y las uñas, secar sus patas con una toalla limpia y revisar si hay heridas en ellas. 

Paseos por zonas con sombra y ajardinadas

Se debe evitar pasear a los perros durante las horas de máxima exposición del día, que suele ser entre las 12.00 y las 16.00 horas. Lo ideal para estas fechas es planificar el recorrido buscando zonas que estén bajo sombra y donde haya césped, alternando diferentes superficies de pisada para endurecer sus almohadillas. También es recomendable mojar las almohadillas de las patas durante el paseo al ver una fuente o una zona húmeda.

Uso de cremas específicas para perros

Es muy importante hidratar las almohadillas de los perros, aunque con cautela y sin abusar, ya que estas deben ser tanto elásticas como duras y ásperas al tacto. En el mercado, existen numerosas cremas para proteger e hidratarlas: desde las que contienen extracto de centella asiática, que sirven como cicatrizante, hasta pomadas con aloe vera y ceras antideslizantes. También se puede recurrir a remedios caseros, como la vaselina, el aceite de oliva o la cola de caballo.

“Usar cremas protectoras regenerantes, como el protector Ado Quatro, es muy recomendable. Esa es bastante buena y da mucha confianza. Hay cremas con antibiótico y aloe vera que ayudan a limpiar sus almohadillas después de los paseos y evitar que haya infecciones”, afirma Alonso Martínez. 

Calzado especial para perros

En el caso de que no hubiera zonas a la sombra o con jardines, se pueden usar zapatos o botas especiales para perros. Estos ayudarán a disminuir la suciedad en sus patas y, al mismo tiempo, servirán como protección ante ciertas superficies y sustancias. Es primordial que este calzado se elija con cuidado, escogiendo el más adecuado para el tipo de paseo que se realice, puesto que pueden producir rozaduras en las patas. 

Tratamiento de las heridas que surjan

Dependiendo de la intensidad del camino que haya pisado, los perros pueden hacerse grietas, llagas y heridas en sus patas, por lo que es importante que al regresar a casa se revisen sus almohadillas. Si se encuentra una herida grave, debe llevar de inmediato a su perro con el veterinario, pero si la herida parece leve, debe lavarla para evitar que se infecte, con mucho cuidado y aplicando al final una pequeña cantidad de antiséptico diluido que sea apto para su uso en mascotas, para reducir la posibilidad de infección, sepsis o putrefacción.