Sentir que estás conectado con la naturaleza; que tu mente se relaja al caminar por el idílico paisaje o al sumergirte en su piscina salina natural, y que tu cuerpo agradece cada bocado elaborado con productos ecológicos, de temporada y de cercanía es el sentimiento que les invade a los huéspedes que viajan a este oasis llamado Hotel Ecológico Cueva del Gato. Un pequeño establecimiento certificado por la CAAE, cuya filosofía ecológica trasciende del banal discurso al hecho explícito. El viajero que busca pasar sus vacaciones de verano en el interior de la provincia de Málaga, y que quiere viajar haciendo turismo ecológico encontrará un huerto ecológico que abastece una cocina de recetario tradicional; una piscina de agua salada natural; amenities eco o un cargador de vehículos eléctricos, entre otros ejemplos, que atestiguan que este proyecto dirigido por el afamado chef Miguel Herrera es un verdadero guardián del medio ambiente.

Este acogedor hotel está enclavado en el Parque Natural de Grazalema, en Benaoján, muy cerca de Ronda. Dispone de siete habitaciones dobles por lo que la tranquilidad está asegurada. Éstas están equipadas con cerradura electrónica domotizada para llaves virtuales, favoreciendo un acceso libre y más seguro. Lo que ofrece máximo confort y tranquilidad para el cliente.

Una de las siete habitaciones dobles del Hotel Ecológico Cueva del Gato L.O.

Pero al margen de las confortables habitaciones, el wifi disponible no será necesario más que para enviar fotos del paseo por la finca eco de 3.500 metros que sirve para recuperar variedades casi extintas de la zona, gracias a su compromiso con el planeta. El chef Miguel Herrera está recuperando viñas de garnacha tintorera, olivos moriscos, el pero de Ronda y el tomate rosa de la Indiana, entre otras variedades. Trabajo de investigación, recuperación y cultivo que se enmarca dentro de la Escuela de Gastronomía y Agricultura del propio hotel, en la que imparte formación a profesionales y a los huéspedes que lo desean.

Aunque la joya de la corona de la finca es el huerto ecológico que los huéspedes pueden visitar para descubrir sus cultivos o incluso escoger qué tomate quieren para desayunar. Un hotel de insectos y un gallinero completan este ecosistema, perfecto para el ecoturismo.

Huerto ecológico del Hotel Ecológico Cueva del Gato del chef Miguel Herrera. L.O.

Este hotel con piscina de 16 metros custodiada por olivos centenarios y construida en la parte alta del hotel, cuenta con unas impresionantes vistas a la montaña. Sus aguas, lejos de ser cloradas de forma química, se mantienen con la sal de las Salinas Romanas de Iptuci, ubicadas en el Parque Natural de los Alcornocales, en Prado Rey (Cádiz), y que datan de la Edad de Bronce. Baño saludable y relajante, perfecto para meses estivales.

El hotel ecológico Cueva del Gato dispone de una gran piscina de agua salada natural con vistas a la montaña I.Morales Photografias

Gastronomía biológica, de Km0 y tradicional

La cocina mediterránea con productos de cercanía es tendencia. Y recientemente ha sido premiada por la prestigiosa Guía Repsol con un Solete, por su alta calidad gastronómica. Con la vuelta a platos de siempre se gana en salud, sabor y en economía local. El cocinero Miguel Herrera lo tiene claro y lleva por bandera el recetario clásico y la cuchara, pero desde una óptica actual y con un refinamiento exquisito. Un destino para los amantes del gastro turismo. Sus platos, todos artesanos y de gran valor gastronómico, se basan en productos de alta calidad como aove y mermeladas ecológicas; pan de elaboración propia con harina recio de Ronda cultivados por ellos o de panaderías de la zona; quesos de la serranía o jamón de castaña y bellota, se unen a los frutos del huerto bio del hotel para crear platos como: el arroz árabe; el bacalao con sarmiento y romero en salsa español; el secreto de rubio dorado a baja temperatura con puré de apio nabo, coliflor y trufa o las berenjenas rellenas de verduras a la brasa, con tomillo y especias árabes. De postre, una irresistible tarta de pero de Ronda y limón o su famoso yogur de cabra, miel y melocotón asado con especias que son secreto profesional. Vinos de Ronda y andaluces, principalmente, te invitan a brindar junto a la chimenea y terminar con una experiencia gastronómica tan cambiante como las estaciones.

Gastronomía tradicional de Málaga del cocinero Miguel Herrera. L.O.

Sin embargo, el círculo por el cuidado del planeta lo cierra su compromiso con el desperdicio cero (Zero Waste) y el slow food. Es por ello que cada cliente debe indicar antes de su llegada qué va comer, según el menú disponible. Una forma de no tirar comida y de que el huésped se asegure la máxima frescura en cada elaboración. Eso sí, a su salida como obsequio tendrá una bolsa de papel repleta de verduras del huerto o una docena de huevos de sus gallinas. Según toque.

En la finca eco del Hotel Cueva del Gato se hacen eventos corporativos y privados como bodas L.O.

Al margen de las actividades al aire libre que oferta el establecimiento como punto fuerte del turismo activo y claves para el turismo de interior, en sus instalaciones también se pueden realizar eventos privados y familiares, como bodas, o profesionales. Bajo reserva, incluso se puede disponer del hotel en exclusiva, o utilizar cualquiera de sus dos salones; así como las zonas al aire libre de la finca ecológica, en la que también se puede disfrutar de la food truck L17 Rustic Food con una oferta biológica. Todo personalizado. Todo natural. Un auténtico refugio que conecta con la madre Tierra.

Más información

Webhttps://hotelcuevadelgato.com/

Teléfono+ 34 744 61 18 32

Correo electrónico: info@hotelcuevadelgato.com

Redes sociales:  Facebook.com/hotelcuevagato       Instagram: @hotelcuevadelgato 

Parking Gratuito para clientes y cargador de coche eléctrico

Restaurante: gastronomía ecológica, tradicional de Málaga y de KM0