Los sindicatos CCOO y UGT se han manifestado este viernes, con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, ante la sede de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) para reclamar aumentos de salario, una contención de los precios y que se ponga freno a la precariedad laboral, que está provocando un aumento de accidentes en el trabajo. Con la asistencia de más de 200 personas y bajo el lema "Justicia salarial", el secretario general de CCOO de Málaga, Fernando Cubillo, y su homóloga de UGT, Soledad Ruiz, han recordado que en la provincia de Málaga hay unas 230.000 personas con contratos parciales y/o contratos temporales, "cuyos ingresos son tan precarios que nos les permiten vivir dignamente", al situarse en el cómputo del año por debajo de los 1.000 euros al mes

Cubillo ha afirmado que los salarios "no son los culpables de la alta inflación" y ha señalado que uno de los motivos es la guerra de Ucrania, aunque "también ha servido como justificación para un aumento de beneficios de muchas grandes empresas". Por ello, ha defendido "un pacto de rentas" para poder controlar la inflación, que incluya un incremento de los salarios para que "todas aquellas personas que trabajan tengan los recursos necesarios para poder afrontar los bienes de primera necesidad”.

"Hay que subir los salarios y para ello, esto debe quedar reflejado en cada uno de los convenios colectivos", ha explicado el representante sindical, quien además ha defendido el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). "Está en 1.000 euros por 14 pagas, y exigimos una subida a los 1.100 por 14 pagas", ha informado.

En cuanto a la siniestralidad laboral, Cubillo ha denunciado que Málaga es "la provincia más peligrosa para trabaja". En lo que llevamos de año 22 personas han fallecido en sus puestos de trabajo. "Esta situación debe de parar de forma urgente y para ello, es necesario que las empresas y las administraciones respeten y cumplan la Ley de Prevención de Riesgos Laborales", ha afirmado.

Por su parte, la secretaria general de UGT Málaga, Soledad Ruiz, ha destacado que, en Andalucía, más de la mitad de los hogares "está teniendo dificultades para llegar a fin de mes, no sólo por el encarecimiento de los precios sino también de las hipotecas (el 40% del salario se dedica a pagarla)". "El 10% de los hogares no puede afrontar el coste de los productos básicos. La alta inflación más del 10%, priva a las familias de la posibilidad de tener una vida decente y un futuro digno", ha lamentado

Ruiz ha afirmado que los ingresos medios por trabajo en la provincia no alcanzaron los 17.000 euros anuales en 2020, con una brecha salarial de más del 20%. Además, en 2019, año de referencia en el que la situación económica estaba despegando, casi el 44% de los asalariados de Málaga cobraban, en el conjunto de rentas del año, una cantidad por debajo del SMI.

"Estos salarios y el inasumible encarecimiento del coste de la vida que está afectando gravemente a la clase trabajadora que, cada día que pasa, pierde poder adquisitivo y se hace más pobre. Es hora de incrementar los salarios, y así lo seguiremos reivindicando: trabajo decente con justicia salarial. Hay que poner en marcha más y nuevas medidas y hay que hacerlo ya", ha apuntado.

La secretaria general de UGT Málaga ha opinado que la provincia "no puede depender tanto del turismo" y ha apostado por una diversificación industrial y tecnológica. Además, ha calificado de "alarmantes e insostenibles" las cifras de siniestralidad laboral.

Tras el acto de este viernes, los sindicatos han anunciado la celebración de protestas en los centros de trabajo a lo largo de las próximas semanas y una "gran manifestación" el día 3 de noviembre en Madrid.