El portal malagueño de descarga de aplicaciones Uptodown, que en los últimos años viene afianzándose como alternativa real a los dos grandes gigantes del sector, Google y Apple, encara en los próximos meses un periodo clave para su futuro tras la reciente aprobación por parte del Parlamento Europeo de la Ley de Mercados Digitales (DMA), cuya implantación efectiva debe completarse en el año 2023. La normativa europea está encaminada a asegurar la librecompetencia en un mercado que cada año mueve cientos de miles de millones de euros y que, en opinión de muchos dentro del sector tecnológico, está siendo dominado de facto en régimen de duopolio por estas dos grandes empresas estadounidenses, que utilizan sus potentísimas herramientas digitales para favorecer a sus respectivas plataformas de descargas (GooglePlay y AppStore) y dejar arrinconados al resto. La nueva ley traerá así importantes cambios en el sector de la distribución de aplicaciones móviles y sentará un precedente en todo el mundo para la distribución de aplicaciones móviles. 

Uptodown ha logrado posicionarse como tercer actor del mercado en cuanto a compañías independiente global gracias a un fabuloso crecimiento que la sitúa actualmente ya con 100 millones de usuarios únicos mensuales y 450 millones de descargas al mes pero, pese a tan impresionantes cifras, su volumen tan sólo alcanza a representar el 2% de lo que mueve Google. Pues bien, la compañía malagueña fundada hace 20 años por Luis Hernández y José Domínguez, quieren ahora romper con el "coto" establecido por los dos colosos norteamericanos y afrontar una nueva etapa de crecimiento sin cortapisas. Uptodown afirma que, con la nueva normativa, España y Málaga pueden situarse "a la vanguardia de uno de los mercados más potentes que existen".

Según la empresa malagueña, la DMA es una nueva regulación que pretende dar "una mayor libertad, tanto a desarrolladores, como a usuarios, a la hora de permitirles utilizar tiendas alternativas de aplicaciones". 

"La normativa europea va a regular a lo que se conoce como los 'guardianes de la información', que usan sus herramientas para tener una ventaja competitiva. Por ejemplo, los móviles siempre preguntan por defecto por sus aplicaciones de descarga de aplicaciones. Y el resto de compañías no tenemos los permisos adecuados para competir con ellos. Es como si el móvil fuera una televisión con un solo canal en lugar de ser un dispositivo donde el usuario tuviera el control", ha explicado este jueves Luis Hernández, CEO de Uptodown, durante la presentación de las nuevas oficinas de la compañía en el centro de Málaga, situadas en la calle Puerta del Mar.

Otras situaciones "abusivas" son el hecho de que Google autopromocione sus propios productos en sus buscadores o la tasa que las dos grandes compañías imponen a los desarrolladores que comercializan las apps en Google Play o AppStore (un 30% de cada ingreso). Google tampoco permite que una persona pueda actualizar aplicaciones en otros portales de descarga, limitando así a sus competidores en este ámbito.

Los responsables de Uptodown han mostrado su deseo de que la nueva normativa de la UE ponga freno a algunas de estas prácticas y garantice una real y libre competencia en este segmento aunque han asegurado de que sólo será efectiva si la multas a las compañías que infrinjan la ley son acordes a los multimillonarios ingresos que generan este tipo de empresas. "A ellos nos les importa pagar una multa aunque sea de muchos millones de euros, pero sí les dices por ejemplo que va a ser del 20% de todo lo que facturan entonces se lo pensarán mucho más", comenta Hernández.

Las nuevas oficinas de Uptodown en el Centro de Málaga. L. O.

Uptodown, en todo caso, también está aprovechando la aprobación de estas leyes comunitarias para forjar alianzas que le permitan consolidar su buena posición de mercado y afianzarse como la opción europea en el mercado de descarga de aplicaciones. Para ello, los malagueños mantienen conversaciones con grandes fabricante de hardware (móviles) y desarrolladores de primer orden como la europea Ubisoft o la asiática Tencent. Además, hay contactos de cara a una posible alianza con Microsoft, también afectada por la situación dado que tiene en proyecto abrir una tienda de apps. 

"Vamos de la mano de estas compañías porque son muchos los que piensan que hay que dar una vuelta a todo esto. Pensamos que hace falta una empresa europea que haga de nexo entre EEUU y Asia en el mercado de aplicaciones y nosotros, como compañía independiente y sin inversores externos, podemos asumir ese rol. No queremos sustituir a Google, pero lo no se puede es cerrar la puerta a que otras empresas podamos competir sin trabas. Esperamos que también los respectivos gobiernos se impliquen y nos permitan luchar contra los abusos de las grandes tecnológicas", explica el CEO de Uptodown. El objetivo de la empresa malagueña, señala, es que ese 2% que Uptodown mueve en relación a las cifras de Google pudiera ser en un futuro del 5% o el 10%.  

Una empresa ligada a Málaga y que ha recibido ofertas de compra por más de 100 millones

Uptodown cuenta con 35 empleados en Málaga y un total de 50 colaboradores externos que trabajan como traductores para las diferentes lenguas en que se distribuyen los contenidos. La facturación de la firma ronda los cinco millones de euros. Sus responsables afirman que ni la dimensión en empleo ni el nivel de facturación son parámetros en los que se fijen demasiado, dado que ha apostado por un modelo "sin inversores externos y orgánicamente muy sostenible". De hecho, han recibido varias ofertas de compra por valor de más de 100 millones de euros y las han desechado.

"Pepe y yo queremos seguir teniendo el control de todo, no cederlo a otra compañía. Y si el dinero no aporta al producto, tampoco tiene sentido", afirma. Eso no quita, aclara, que si llegara una oferta para entrar con una participación en el capital de la compañía que ayudara a lograr los objetivos estratégicos antes mencionados sí pudiera ser escuchada. 

Luis Hernández y José Domínguez, fundadores de Uptodown L. O.

El futuro de Uptodown seguirá siempre, en cualquier caso, ligado a Málaga. "Tiene todo el sentido del mundo, y más ahora, que ya se ha roto con la idea de que Madrid o Barcelona tienen que ser siempre el destino de una compañía grande. Es más, yo creo que si viene alguien interesado en Uptodown su mayor interés será estar en Málaga, que ya suma al 100%. Las empresas prefieren estar aquí", afirma. 

La apuesta por Málaga provoca, además, sinergias con otras empresas locales como Freepik o Virustotal y con el Centro de Ciberseguridad que se va abrirá próximamente en el Palmeral de las Sorpresas del puerto de Málaga.

En la presentación de las nuevas oficinas de Uptodown, el CTO y cofundador de la empresa, José Domínguez, ha explicado que las instalaciones actúan a modo de "centro polivalente" y afianzan la filosofía de la empresa para el uso del espacio. "La asistencia de los empleados es opcional, pero está abierta a la interacción con el exterior y la autonomía de departamentos y empleados a la hora de promover actividades o acciones relacionadas", ha detallado. La compañía desarrolla sus relaciones con la industria local participando en eventos como Gamepolis o los del Polo de Contenidos digitales.