Crónicas de la ciudad

La noria de la antigua Huerta de Godino sale del olvido

La Diputación limpia por fin los restos de la antigua noria de Martiricos con el objetivo de estudiar su restauración, en colaboración con la Gerencia de Urbanismo

La antigua noria, sin la vegetación que la invadía, esta semana

La antigua noria, sin la vegetación que la invadía, esta semana / Antonio Lara

Alfonso Vázquez

Alfonso Vázquez

Corría tal mes como este pero del año 2012 cuando la Asociación en Defensa del Patrimonio Industrial de Málaga proseguía su meritoria labor de ‘escolarización’ de nuestros políticos, para muchos de cuyos miembros el Patrimonio Industrial era un herrumbroso maremágnum sin valor, viejas instalaciones fabriles que, muchas veces, sólo fastidiaban operaciones inmobiliarias.

Por aquel entonces, el profesor de la UMA y hoy responsable de la asociación, Francisco Rodríguez Marín, denunciaba el estado de abandono absoluto de la antigua noria de Martiricos, en la calle Salvador Dalí, propiedad de la Diputación, administración que por cierto la evocaba en las vecinas instalaciones supramunicipales de La Noria.  

El artilugio en cuestión se utilizaba para regar la huerta de Alonso Godino de Zaragoza, la Huerta de Godino, en el siglo XVII, aunque el entonces presidente de la asociación, José Antonio Ruiz, recordaba que la noria de agua que ya por entonces malvivía en este rincón de Málaga era más bien del siglo XIV, según le habían informado fuentes de la propia Diputación. 

La noria, hacia 1970.

La noria, hacia 1970. / Archivo Municipal de Málaga

Como curiosidad, José Antonio Ruiz recordaba en 2012 que una década antes ya había pedido a la Diputación que cediera la maltrecha noria al Ayuntamiento, una vez restaurada y se recuperara una placita a su alrededor que todavía hoy sirve para que aparquen los coches. 

En todo este tiempo poco cambió, por eso el año pasado, la noria se incluyó en la Lista Roja de Hispania Nostra, como testimonio material en peligro «de las técnicas de explotación agrícola malagueña».

Los restos de la noria, en 2013.

Los restos de la noria, en 2013. / A.V.

La situación, por suerte ha empezado a mejorar. De hecho, hace unos días la vieja noria perdió toda la profusa vegetación que la coronaba y amenazaba con hacerla quebrar por dentro. La ‘corona forestal’ ya ha pasado por el peluquero y se ha quedado al cero. 

Otro detalle de los restos de la noria, esta semana.

Otro detalle de los restos de la noria, esta semana. / Antonio Lara

Fuentes de la Diputación han informado esta semana a esta sección de que además de la limpieza se repararán las grietas de la construcción y el segundo paso será estudiar, con la Gerencia Municipal de Urbanismo, «cómo se restaura». 

En resumen, la intención es que esta estructura hidráulica del Patrimonio Industrial más veterano deje de marchar cuesta abajo y sin frenos, se recupere y de propina, salga de la sonrojante Lista Roja de Hispania Nostra, para engrosar la Lista Verde, la de los bienes fuera de peligro.  

Nunca es tarde si la dicha es buena y la noria se salva, aunque sea 11 años después de la primera llamada de atención. Ojalá que se pongan manos a la obra cuanto antes. Felicidades.