Proyecto

El planetario de Málaga abrirá en 2025 y tendrá vinculación con la Universidad y el CSIC

Tendrá una vertiente divulgativa con talleres científicos orientados a centros escolares con el objetivo de impulsar el interés por las disciplinas STEM 

Colaborará con investigadores para explorar campos como la astrofísica de alta energía o robótica

Recreación del futuro planetario junto al Ikea.

Recreación del futuro planetario junto al Ikea. / L. O.

Ana I. Montañez

Ana I. Montañez

Málaga tendrá el planetario más grande de España y uno de los de mayores de Europa a mediados de 2025.

Recientemente, el equipo que ganó el concurso público para construir estas instalaciones junto al Campamento Benítez -que el Ayuntamiento de Málaga les adjudicó hace ya tres años- ha recibido la licencia de obras por parte de la Gerencia de Urbanismo, por lo que sus promotores, la UTE Málaga Planetarium, ya tiene el camino despejado.

Con el visto bueno de Urbanismo, la intención de este equipo es comenzar las obras en el primer cuatrimestre de 2024 con el objetivo de inaugurar las instalaciones a mediados de 2025, como explica el director científico de estas instalaciones, Alberto Castro-Tirado, astrofísico en el Instituto de Astrofísica de Andalucía, centro vinculado al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), agencia estatal que también cuenta con una unidad asociada en la Universidad de Málaga, en concreto, en la Escuela Superior de Ingeniería Industrial, en el Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática, en la que también está Castro-Tirado.

Estas dos instituciones tendrán un papel más que relevante en el futuro planetario, con el que estarán vinculadas, para impulsar su vertiente investigadora, por lo que colaborará con investigadores dedicado en campos como la astrofísica de alta energía o robótica.

«Yo quiero, y el CSIC quiere, y la UMA quiere, que tengan presencia estas dos instituciones en el planetario», señala el astrofísico. «Habrá que materializar exactamente cómo se vinculan, pero me consta que así será».

Por otro lado, además de la labor investigadora que se desarrollará en estas instalaciones, también tendrán un importante papel en la educación y la divulgación científica, muy orientada a centros escolares, con el objetivo de impulsar el interés por las disciplinas STEM, del inglés, Science, Technology, Engineering and Mathematics -ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas- entre los jóvenes mediante la impartición de talleres científicos.

«Ahí creo que tenemos un papel importante, de plantar como una semilla, para que los más niños y jóvenes, pues muchos de ellos puedan orientar su profesión futura a esas disciplinas que me consta, porque así me lo han hecho saber en empresas tecnológicas, del déficit que hay en España. Me consta que empresas tecnológicas están interesadas en esa capacidad», valora el investigador, que participa en la UTE Málaga Planetarium junto a la firma alemana SKY-SKAN Europe GmbH, dedicada a la producción y venta de sistemas multimedia, especialmente de planetarios y teatros con cúpula y la malagueña Gestomer Ingeniería SL, dedicada a la ingeniería civil, edificación e industrial.

«Vamos a unar esas tres cosas. La investigación y, de hecho, que los que vayan puedan ver lo que estamos investigando; el entretenimiento, porque va a ser un sitio en el que la gente va a poder pasar una experiencia muy agradable, y también la formación en lo que es el taller científico», resume Alberto.

El planetario

Este proyecto, que cuenta con el apoyo de la Academia malagueña de la Ciencia y la Sociedad malagueña de Astronomía, supondrá la construcción de un edificio que albergará el planetario y que estará equipado con 116 plazas de aparcamiento.

Se ubicará en una parcela municipal de 8.811 metros cuadrados situada entre los Centros Comerciales Plaza Mayor y Bahía Azul -donde se ubica la multinacional sueca Ikea-, junto al vial que conecta la N-340 con la autovía A7.

El planetario contará con una gran cúpula de 27 metros de diámetro y una capacidad para acoger a más de 400 personas. En él se emitirán proyecciones audiovisuales de diversa relacionadas con la astronomía, naturaleza, viajes o el arte, además mostrar recreaciones didácticas de la bóveda celeste.

La previsión de afluencia en estas instalaciones supera los 500.000 visitantes anuales.