Entrevista | Ernesto Pimentel Candidato al Rectorado de la Universidad de Málaga (UMA)

"No hay ningún pacto a la desesperada, le hemos pedido apoyo a quienes buscan una renovación"

Ernesto Pimentel llega a la votación definitiva de las elecciones de la UMA tras ser el segundo candidato más votado el 1 de diciembre. Entonces, logró un 32,5% del apoyo ponderado frente al 43% de su adversario en la segunda vuelta de este día 12: Teo López Navarrete 

El apoyo de Olga Guerrero a Ernesto Pimentel agita el duelo contra Teo López en la segunda vuelta de la UMA

Pimentel enmarca el respaldo de Olga Guerrero en su mensaje para aunar fuerza con otras candidaturas e integrar todas las "sensibilidades"

El candidato a rector de la Universidad de Málaga y catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos, Ernesto Pimentel.

El candidato a rector de la Universidad de Málaga y catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos, Ernesto Pimentel. / cristóbal g.montilla. málaga

Cristóbal G. Montilla

Cristóbal G. Montilla

¿Con qué sensaciones afronta la decisiva segunda vuelta, tras haber sido el segundo candidato más votado el 1 de diciembre?

Las sensaciones son muy buenas. Veo que tenemos la posibilidad de revertir la situación, de conseguir una mayoría en esta segunda vuelta viendo simplemente los números. Es cierto que en el ámbito del estudiantado tenemos una diferencia importante, pero hay muchos estudiantes que no votaron. Y hay estudiantes que votaron otras opciones y estamos intentando que se acerquen a nuestra propuesta. Y en el resto de sectores se puede considerar que hay un empate técnico, con lo cual creo que hay muchas posibilidades y eso me anima.

¿Qué le diría a quienes le apoyaron en primera ronda para que ahora reincidan con idéntica participación?

Que necesitamos mantener esa movilización. No podemos pensar ni que todo está hecho ni que todo está perdido. Las cuestiones que hicieron que votasen en esa primera vuelta siguen manteniéndose. El programa sigue siendo el mismo, insistimos en esa renovación y en esa necesidad de un nuevo modelo de gobernanza, en esa necesidad de avanzar a una UMA mejor. Y esto sigue valiendo para la segunda vuelta. Entonces, insisto, necesitamos mantener esa movilización. Los votos tienen que mantenerse e incrementarse sustancialmente para poder llegar al objetivo final: ganar las elecciones.

Ernesto Pimentel, en primer plano, muestra su voto.

Ernesto Pimentel, en primer plano, muestra su voto. / L. O.

undefined

¿Qué le pediría, en cambio, a quienes votaron a cualquiera de las otras tres candidaturas para que ahora confíen en usted?

En el mensaje que nos han permitido desde la Junta Electoral remitir a la comunidad universitaria, lo que proponemos es una opción de gobierno mayoritaria que asuma o que integre todas las sensibilidades. Les pido a estas personas que miren ese decálogo, que vean en qué estamos poniendo énfasis: en la necesidad de un nuevo modelo de universidad, en la necesidad de romper con usos antiguos, con usos e inercias del pasado, para llegar a una nueva universidad. Si votaron renovación, nosotros somos esa renovación.

¿Ha entablado algún tipo de contacto con los dos candidatos ya eliminados para que le trasvasen sus electorados?

Obviamente. Me consta además que lo hemos hecho los dos candidatos que hemos seguido en la carrera electoral. Me he reunido con los dos candidatos que han encabezado esas candidaturas y también estamos hablando con personas que les acompañaban para intentar convencerles de que ahora la opción que más beneficios le va a dar a la Universidad de Málaga es la nuestra.

¿Qué le diría a quienes le han acusado de pactar ‘a la desesperada’ con Olga Guerrero?

Que no hay ningún pacto a la desesperada. Me alegró mucho la noticia de que la nuestra era la propuesta que más se acercaba a la suya. El objetivo de nuestro mensaje era aunar fuerzas con otras candidaturas, con los candidatos y quienes les votaron. Cuando uno obtiene los resultados que obtiene, en cualquier sistema democrático lo normal es pedir el voto a las personas que ya no pueden concurrir a la segunda vuelta. Es una práctica democrática. Y a quien no le guste es posiblemente porque no tenga ese carácter democrático que es necesario para concurrir a unas elecciones. No sé por qué se habla de pacto cuando lo que hay es una petición de apoyo para un proyecto que también busca una renovación para mejorar los próximos seis años esta universidad.

« Necesitamos romper con usos e inercias del pasado para llegar a una nueva universidad más ágil, transparente y eficaz»

¿A qué modelo de universidad se está refiriendo cuando refleja en su eslogan el objetivo de una mejor UMA?

Pues a una universidad en la que tenemos que ser conscientes de que hay que cambiar las dinámicas de gobernanza. Tenemos que hacerla más ágil, más transparente, más participativa y, fundamentalmente, más eficaz. Tenemos unas estructuras que entorpecen muchas de las gestiones que necesitamos hacer. Y necesitamos un nuevo modelo, con más transparencia y unas mejores condiciones. Tanto para nuestro estudiantado -en su formación y en su espacio de ocio- como para que nuestro personal obtenga unas condiciones laborales mejores.

¿Qué debe pasar para que el fin de la precariedad laboral en algunos sectores de la UMA deje de ser una promesa electoral?

Debe pasar, simplemente, tiempo. Necesitamos mejorar nuestra gestión para que personas que ocupan puestos precarios consigan estabilizarse y obtener un puesto laboral que se corresponda con el desarrollo de funciones que está realizando, algo que en muchas ocasiones no está ocurriendo.

¿Cuál sería la primera decisión que tomaría si es proclamado rector de la Universidad de Málaga dentro de unos días?

Lo primero que habrá que hacer es definir la estructura y las personas que van a estar en ese gobierno. Además, la Ley Orgánica del Sistema Universitario, la nueva LOSU, nos impone la definición de unos nuevos estatutos y la adecuación de todo nuestro reglamento. Y, para ello, hay que cumplir unos plazos. Pero eso no significa que sea lo que vamos a hacer en exclusiva. En paralelo, tenemos que seguir manteniendo las actividades fundamentales, como la organización de un mapa de la oferta formativa. Y también necesitamos definir esos planes de estabilización del personal y los planes de promoción del mismo.